Balance para repensar la Feria de Cali

Balance un llamado a la reingeniería de la Feria

El balance de cinco días de desfiles, conciertos, tascas, corridas de toros, entre otros eventos dejan como resumen la necesidad de innovación en varias de las actividades programadas en el marco de la Feria de Cali. .

Sumas, multiplicaciones y restas hacen parte del recuento de esta versión.

 Sin duda en el balance de Feria encontraremos que la versión número 59 fue exitosa.

Los números no mienten, los abonos para Salsódromo, Desfile de carros antiguos y Cali Viejo, tuvieron un comportamiento de preventa exitoso, se agotaron en el tiempo proyectado.

Balance para repensar la Feria de Cali

El desfile de Cali Viejo un espectáculo que este año mejoro. Involucró a artistas, artesanos y ciudadanos del común, contagiando de alegría a los asistentes. Fotos Julio Quiroga

Los espacios gratuitos, demarcados por la organización, estuvieron ocupados por caleños y turistas que buscaban disfrutar de cada una de estas actividades.

Hablando desde las matemáticas, los números siempre son acertados, concretos y entregan una respuesta ligada a la parte racional.

Esa que tiene que ver con la ocupación hotelera, la venta de abonos, número de asistentes a actividades como: Calle de la Feria, visita al alumbrado, ventas en las tascas; los visitantes al boulevard del rio, el teatro al aire libre Los Cristales, la catedral o el día del Pacífico, entre otras actividades.

Los números arrojan buenos resultados y esto es debido a la gestión realizada por el equipo de Corfecali, que en los últimos años ha demostrado que hay evolución y crecimiento en esta corporación. También ratifica que puede ser rentable y efectiva.

A revisión los costos

Sin duda también está claro que la Feria de Cali se ha transformado; la gratuidad dejó de ser rentable en este evento y en los otros que se realizan en diferentes lugares de Colombia y el mundo.

Pensar en pagos de acuerdo a las posibilidades de la población puede ser una alternativa. Ejemplos valiosos se viven en el Sambódromo, Carnaval de Rio de Janeiro, donde se organizan sectores, cada uno de estos ofrece diferentes tipos de comodidades, desde contar con una silla con número asignado hasta los de ubicación en orden de llegada, pero todas las ubicaciones con la posibilidad de disfrutar de un espectáculo de alta factura, de inicio a fin.

Balance para repensar la Feria de Cali

El desfile de Carros Antiguos requiere reingeniería y una oferta innovadora.

En el plano nacional, la situación no es diferente. El Carnaval de Barranquilla vende las graderías. Un ejemplo de ello son los costos -por día- que pueden estar entre 249 mil pesos para los visitantes al palco Prende la Vela o 348 mil pesos por un puesto en el palco en el Rey Momo 11.

Para los que buscan boletas más económicas crearon los minipalcos, apetecidos por grupos de familia o amigos, que solo cuentan con sillas plásticas y tienen un costo de 89 mil pesos por puesto. Los espacios públicos, que también existen, no son tan gratis como se quisiera en ellos los asistentes pagan un promedio de 15 a 30 mil pesos por una silla a los informales que encuentran en estas zonas libres, una forma de generar ingresos.

El desfile de silleteros, en la Feria de las Flores, tiene graderías, pero solamente designan un espacio reducido. En el pasado agosto destinaron un número inferior al de 5 mil personas que pagaron 75 mil pesos por puesto.

El reto de Corfecali estará en revisar y reevaluar qué hacer con las graderías, cómo garantizar que en cada una de ellas el aforo sea el real y no se encuentren personas peleando por un puesto por el que han pagado. También tendrá que revisar la ubicación del público general que tiene derecho a disfrutar de un espectáculo de buena calidad.

Triple combo

La innovación al triple combo conformado por Salsódromo, Carros antiguos y Cali viejo debe de llegar. Es tiempo de examinar la propuesta artística y la posibilidad de generar un espectáculo que además de vistoso y colorido pueda conectar al público con el show.La calidad técnica, el sonido, las luces deberán mantenerse en los tres eventos. 

Los ‘baches’ en el Salsódromo, los bailarines cansados, las escasas coreografías, dejan como reflexión que tres meses no son suficientes para que los bailarines se preparen para un recorrido que exige estado físico, resistencia y la posibilidad de saber que el cemento y las calles de la ciudad no son la mejor pista.  

Hay que resaltar que en esta versión las carrozas estuvieron mejor pensadas; el viaje en el trencito para los niños no sólo hizo parte de la escenografía, sino que se convirtió en el espacio propicio para el descanso y la recarga de energías.

Para repensar la puesta en escena de los bailarines del ayer; la intención de los bailadores, en donde hacían parte varios extranjeros debió ser socializada para que el público pudiera comprender el esfuerzo de bailar al mismo paso que el caleño.

Desfile de carros antiguos requiere innovación, reingeniería para ser más atractivo. Su trayecto fue soso.

Un balance positivo deja el carnaval de Cali Viejo que fue el rey en este triple combo, la creatividad, el ingenio y la actitud de quienes participaron – sin mayores recursos técnicos- se llevaron los aplausos y el reconocimiento del público asiste. De rescatar el esfuerzo de cada uno de los participantes. Los ‘negritos de Puloy’, como los que se ven en el Carnaval de Barranquilla, fueron personificados por caleños que asumieron el reto y la misión encomendada.

Valerosos y valientes los zanqueros que no sólo caminaron y bailaron el recorrido, sino que mantuvieron la atención de los asistentes. Enérgicos los adultos mayores que dieron ejemplo de alegría en el recorrido del Carnaval.

Pacífico estancado

Llevan más de dos décadas realizando el Día del Pacífico, desde las 6 de la mañana hay sonrisa, baile, alegría y jolgorio. Los afros lucen sus mejores atuendos.Turbantes y túnicas hacen parte de un escenario que poco a poco se transforma en una fiesta con grupos que interpretan el danzón, aguabajo o currulao llamando a la unión y el disfrute.

Una pantalla gigante, sonido y tarima hacen pensar que en la Plazoleta de San Francisco todo es rumba.

Balance para repensar la Feria de Cali

Día del Pacífico una actividad que después de más de dos décadas debe pensarse como un brazo del Petronio Álvarez, entregando a artistas, cocineros y artesanos un espacio seguro y cómodo.

El Día del Pacíficose quedó estancado. Sin levantar mucho la mirada la telaraña de cables que van de un puesto a otro para brindar un poco de energía eléctrica a cada uno de los stands de comida, una bomba de tiempo que puso en riesgo a expositores y visitantes.

El piso de la plazoleta camuflado entre el agua que botan las neveritas de icopor, la basura arrumada de 30 restaurantes de comida típica del pacífico, sumada a la de los expositores de artesanías y el público asistente, muestran un paisaje caótico.

El aroma de comida fusionado con el de los orines de los habitantes de calle que durante años han encontrado en este espacio un baño al aire libre, tampoco fue alentador.

Tiempo de darle un giro al Día del Pacífico, de repensar el espacio, de revisar los costos que imponen los restaurantes ubicados en la plazoleta en donde el plato promedio es de 30 mil pesos; momento de buscar un lugar en donde música, baile y gastronomía tengan la altura que merece esta región colombiana.

Ya se ha demostrado, con el Festival Petronio Álvarez, que se puede hacer un evento de alta factura, por qué no innovar y hacerlo con esta actividad.

¡Más salsa que pescao!

El Encuentro de Coleccionistas y Melómanos volvió a ser uno de los más visitados y organizados. La seriedad, el cumplimiento y el conocimiento compartido a cerca de la salsa y sus exponentes, deja saber que hay un público que cada vez entiende más sobre el género y sus exponentes.

Balance para repensar la Feria de Cali

La Calle de la Feria, los Living Conciertos y los eventos programados en la Carpa Club San Fernando tuvieron un buen comportamiento en asistencia. Foto: Carlos Mario García

La Feria Comunera, un acierto. Los artistas locales que participaron en esta actividad se encontraron con un público cariñoso que aplaudió y bailó cada una de las orquestas.  “La rumba estuvo buena, las orquestas a la altura”, expresó Harold España asistente a la verbena de la Comuna 9. En general todas las tarimas de la Feria Comunera contaron con asistentes que se divirtieron y disfrutaron de la programación musical.

La Calle de la Feria, dos días de artistas, música y de mucho público. Aunque cada tarima tuvo una buena afluencia, la de la salsa contó con muchos más visitantes. Su espacio quedó pequeño. Lamentable la riña que dejó un muerto.

Eventos que sin ser organizados por Corfecali se realizaron en la ciudad: el Concierto del Flow y Los Mano a Mano en el Diamante de Béisbol con lleno total; los conciertos en la Carpa Club San Fernando, con una taquilla movida o los eventos que  lograron confundir a los amantes de la Feria de Cali como el Concierto Histórico que se realizaría en el  estadio del Deportivo Cali y el homenaje a Alberto ‘el loco’ Quintero, en la Tienda del Pedro, que fueron fallidos son un llamado a revisar las actividades que se realizan en la ciudad en el marco de esta festividad. 

El balance de la Feria Póker realizada en los parqueaderos de la plaza de toros no fue tan positivo. La organización y seguridad en el evento dejó una sin sabor en muchos de los asistentes. 

Para revisar la queja de artistas como Nidia Góngora, que en varias oportunidades por la red social manifestó inconformidad porque no se le han pagado los honorarios por una presentación realizada en los primeros días de diciembre.

Balance para repensar la Feria de Cali

La plaza de toros de Cañaveralejo se quedó corta el 30 de diciembre ante un fuerte aguacero. La dificultad para encontrar el desagüe aguó el final de una tarde con orejas e indulto.

“No lo hago por afán del dinero, lo hago porque esta entidad está acostumbrada a pisotear a las agrupaciones y la gente se queda callada siempre”. Agregó la artista que la respuesta que ha recibido por la organización es que el pago será en este mes de enero.

Para otro de los artistas que se presentó en esta programación y que prefiere guardar su identidad, “lo malo no es que paguen en enero, sino que no te digan que lo van a hacer. Los internacionales recibieron su pago antes de cada presentación y los locales, como siempre tenemos que esperar y aguantar”.

Las matemáticas no mienten, los números sumarán y entregarán resultados positivos en asistencia, comportamiento y proyecciones. Restarán si no se toman correctivos en las actividades programadas y las dependencias que tuvieron fallas. Multiplicarán en la reputación positiva y negativa de la Corporación de Ferias y Eventos de Cali, Corfecali y seguramente dividirá en las opiniones entre los que aseguran que fue una Feria exitosa y entre los que creen que hay muchos aspectos por corregir. Las maravillas de una ciencia exacta, como las matemáticas

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Balance para repensar la Feria de Cali"

Leave a comment

Your email address will not be published.