Payán & Cia 50 años mecanizando ideas

Payán & Cia 50 años mecanizando ideas

Es una empresa familiar fundada en 1969. Nació en pequeño local del barrio Alameda, en el centro de Cali.

Hoy Payán & Cía. cuenta con dos plantas de trabajo desde donde diseña, construye y repara maquinaria industrial para el sector azucarero, papelero, fibro cemento, llantero, energético e hidroeléctrico.

Esta empresa industrial cuenta con ingenieros, diseñadores, técnicos y operarios mecánicos, dibujantes industriales y un equipo administrativo que les ha permitido consolidarse en estas cinco décadas.

Los socios, todos vallecaucanos, creen que la fórmula para haber alcanzado 50 años en el mercado tiene que ver con la sumatoria de “vocación, tenacidad, compromiso; deseo de vivir mejor y de participar a la gente que trabaja con uno”, comenta Henry Payán, gerente general.

Generan 200 empleos directos, tienen los servicios de más de 50 contratistas y un propician un sinnúmero de empleos indirectos.

Innovación permanente

Los equipos de ingeniería de esta organización son responsables de traer la tecnología de punta que exige el mercado. “Hemos saltado de lo convencional a lo computarizado; de los diseños manuales a los que se hacen por software especializado”, anota el gerente general.

Balance agridulce para los azucareros de la región

Obtuvieron la certificación ISO 9001 versión 2002 en el esquema de diseño, construcción y reparación de partes. “Convirtiéndonos en unos de los primeros en Colombia en la certificación de este tipo de actividades”.
En Brasil también obtuvieron la certificación TGM, como empresa autorizada para la prestación de servicios en equipos TGM, en turbinas y reductores.  

Son líderes, tienen capacidad de ingenio, creatividad y competencias para entregar soluciones rápidas. “Las diferentes empresas tienen sus necesidades y acuden a quienes resuelven rápido, bien hecho y con precios competitivos”.

Se han especializado, puede realizar los diferentes desarrollos que requieran las empresas. “Partimos de las ideas que generan las empresas, podemos consolidarlas con nuestro equipo de diseño, las hacemos valorar y posteriormente las fabricamos entregando maquinaria para el uso inmediato”.

Basura, fuente energética para iluminar el Valle

Así mismo realizan reparaciones de partes que difícilmente en otra empresa se podrían realizar. “Esas partes o piezas que nosotros mecanizamos pueden llegar a pesar 30 toneladas y es muy complicado -en el sur occidente colombiano- de igual manera es difícil conseguir elementos que puedan cargar este tipo de piezas”.

Hoy Payán y Cia prestan servicios en diferentes departamentos colombianos, “también hemos exportado, hemos trabajado para la industria de Ecuador, México, República Dominicana, Panamá y Sudáfrica”, agrega.

Garantizar la seguridad social no ha sido solo un proceso de ley. Tomaron la opción de apoyar a los aprendices del SENA, pero también a los de Don Bosco.

Payán & Cia 50 años mecanizando ideas

“Fuimos educados por los salesianos, conocemos el sistema y consideramos que generamos una doble misión porque son niños de alto riesgo que al llegar a la empresa comienzan su transformación, primero porque generan un ingreso para sus familias, en segundo lugar, porque crecen tecnológicamente y porque posteriormente muchos de ellos trabajando con nosotros se han profesionalizado, algunos de ellos hoy son ingenieros”, argumenta con orgullo.

Dice que la organización Payán y Cia ha sido benéfica con la familia, este ha sido lugar de trabajo para más de 20 integrantes de la misma. “Desde los inicios quisimos brindar un mejor estar a la familia e igualmente nos alegra saber que a través de esta empresa hemos generado mejor calidad de vida a cantidad de familias. Hemos visto cómo nuestros empleados han tenido un trabajo estable que les ha permitido educar a sus hijos, algunos de ellos hoy tienen médicos, ingenieros, contadores, químicos, administradores. Somos parte de sus familias y sus sueños”.

Esta organización abrió la mirada, “generamos un cambio de cultura, tenemos mujeres operarias que trabajan las máquinas computarizadas; son jefes de taller, jefes de área gracias a sus capacidades y conocimientos”.