Camilo Zamora y sus pasos creativos

Camilo Zamora conquista con pasos de salsa y samba   

Camilo Zamora es un apasionado del arte, la salsa, el folclor. Su figura es imponente y su sonrisa, es la llave con la que abre puertas y contagia alegría. Hoy es como un ‘embajador’ que con pasos festivos va dejando en alto el nombre de una región.

Camilo Zamora

Cada viaje significa desarmar y volver a armar sus tocados. Cada sentada a maquillarse tarda aproximadamente dos horas.

A Camilo siempre se le ve sonriendo y bailando, es una de las figuras destacadas en Delirio, espectáculo de baile con amplia reputación en el Valle del Cauca y Colombia; es abanderado de Feria de Cali; uno de los pocos invitados internacionales que tiene el grupo de samba Primera de Megueira; es un ‘embajador’ del departamento en la Vitrina Turística de Anato, su rostro y sus pasos marcan su historia.

“Haber estado en Brasil es algo maravilloso, es un sueño que tenemos todos los bailarines, fue un reto grandísimo del que me siento muy orgulloso, porque estuve bailando con una de las mejores escuelas, alcanzamos un trofeo como la mejor escuela de samba y eso es un orgullo”.

Dedicado, estricto y consagrado son tres palabras que lo definen como bailarín, pero Camilo también tiene explora otras facetas. Le gusta ser diseñador de vestuario, el color y movimiento son su inspiración.

“Toda mi vida he estado dedicado al arte, hoy mezclo el arte de bailar con el de dibujar… crear. Camilo Zamora es alguien que hace mucho arte con todo su corazón”, explica el artista.

Diseña cada uno de sus trajes, cada presentación se convierte en una nueva proyección. Sus trajes son de fantasía pura. En cada uno de ellos hay derroche de creatividad y colorido. Con sus creaciones le va dando alas a cada uno de sus sueños.

Para la apertura del Carnaval Cali Viejo, Feria de Cali 2015, Camilo creó un traje que sorprendió a los asistentes. “Lo llamé ‘Los colores del pueblo’ con él quería reflejar la alegría que debemos sentir en nuestro corazón y se logró, hubo conexión inmediata“.

Camilo dibuja cada uno de sus trajes, cuenta con tres costureras o modistas que son expertas en vestuario para espectáculos y son justamente ellas las que le dan la mano para llevar el proceso hasta el final.

“Hago los bocetos, ellas van cociendo y yo me dedico a la decoración, somos un buen equipo. Cada vestido tiene un proceso de un mes aproximadamente”, afirma el bailarín.

Camilo Zamora

A donde llega la gente se quiere tomar fotos, quiere verlo, agarrarlo y saber su historia

Los vistosidad  de sus trajes se lleva no solo las miradas y los aplausos, sino los rostros sorprendidos al ver como baila cargando grandes y pesados tocados y esplendores.

En el l vestido ‘Viva la música’ con el que abrió  Feria de Cali, Camilo demostró derroche de creatividad, quería algo que fuera de otro mundo y para eso recurrió a conceptos de ingeniería, sistemas, arquitectura y electricidad.

Durante casi cuatro meses el  bailarín combinó pasos con diseño  y logro un traje que iluminara cada centímetro de su recorrido por el Salsódromo.

“Ese vestido es muy pesado, 60 kilos, con él no se puede bailar sino hacer revista musical, a todo el mundo le encanto”, explica Camilo Zamora.

Su rostro está cubierto por decenas de destellos que dan los cristales swarovski. Camilo para cada presentación dedica cerca de dos horas sentado frente a un espejo dándole vida a su personaje. Cada maquillaje es único, la razón es que cada día llega con su afán e inspiración. 

Lee tambíen Salsódromo un espacio multicolor

“Me siento y me maquillo, al inicio eran más de tres horas, hoy es mas fácil y rápido porque uno le va cogiendo el tiro. Uso los cristales porque me gusta como se ve la combinación con el vestuario y el brillo que se logra”, argumenta Camilo Zamora.

Camilo

Su estatura, su sonrisa, su manera de bailar, sus coloridos e imponentes vestidos hacen parte del adn de Camilo Zamora quien afirma que su secreto está “en la buena actitud, la buena energía y en hacer las cosas de corazón sin pedir nada a cambio”.

Mientras posa una y otra vez para una foto va compartiendo su historia, y también desarmando el tocado, “es una acción que debo hacer siempre que voy a tomar un vuelo, porque el tocado no puede entrar así como lo llevo puesto. Lo bueno es que sirve para quitar el estrés (sonríe)” y agrega que “cada que llego a casa se le cambia la bola de icopor y vuelve a empezar el proceso de armarse”.

Así Camilo Zamora no solo es un hombre de pasos creativos, sino que a ritmo de salsa, samba, diseño y arte va demostrando que es otro vallecaucano que está haciendo bien las cosas y dejando en alto el nombre de el país.

 

 

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Camilo Zamora y sus pasos creativos"

Leave a comment

Your email address will not be published.