Fabal y el burdo realismo

Fabal artista de los grandes formatos  

Fabal,  es el nombre artístico de Fabián Alejandro López, un vallecaucano que se dejó tentar por el pop art y el derecho.

Su pasión por el arte pop, por el arte popular, lo ha llevado a especializarse en la realización de rostros, con una técnica a la que él llama ‘burdo realismo’.

Fabal nació hace 27 años en Guacarí, centro del Valle del Cauca, confiesa que “el arte siempre ha estado presente, siendo muy pequeño ya me gustaban los trazos, el dibujo. Mi mamá dice que siempre me veía con un lápiz, con un pincel”.

Es fiel seguidor de Andrés Calamaro; dice que  Gabriel García Márquez ha sido inspiración, no sólo por sus libros sino porque su imagen lo ha llevado a realizar varios ‘Gabos’ que se llevan honores y aplausos “recientemente realicé uno que espero pueda estar en el Museo de Aracataca” y agrega que en el cineasta y artista Andy Warhol encontró el camino que deseaba darle al arte.

Propuesta de Fabal

Sus cuadros tienen grandes formatos y mucho colorido; Fabal ha sido invitado a participar en la Bienal de Muralismo; a que sus obras estén en la recién inaugurada Casa de la Cultura de Guacarí.

Recientemente a participar el programa ‘Recuperando la zona C’, una iniciativa de la Fundación Culata que tiene como misión el apoyo al arte urbano.

Sus artistas así como la intervención de espacio público en donde desean recuperar los espacios con obras urbanas.

Fabal y el burdo realismo

“Estuvimos en la calle de la escopeta en el centro de Cali varios artistas pintando en vivo, una experiencia interesante con la que buscamos contribuir a la ciudad con Arte, las obras que realizamos también estarán expuestas en el 2016 en el Club Ejecutivos” agrega.

Y es que con esta jornada la Fundación Culata también está generando un circuito de arte urbano en la ciudad.

Cali una  plataforma

Fabal afirma que Cali es una ciudad en la que se ha formado profesionalmente en derecho, la profesión que estudió y que hoy ejerce y también como su plataforma artística.

Recuerda que su primer cuadro fue de Andrés Calamaro “a quien considero mi alter ego, con quien me identifico en muchos aspectos, ya lo había pintado y todos lo admiraban pero puedo decir que el primer cuadro que hice en lienzo y óleo es el ‘retrato de John’, el hijo de un amigo que había fallecido, la considero mi primera obra de arte”.

Con el burdo realismo, “técnica a la que llamo así porque sale de la cultura popular, tiene como punto de partida los rostros y si bien mis obras son realistas están cargadas de un alto porcentaje de rudeza pero con líneas son claras que permiten reconocer a los protagonistas de estos retratos”.

Fabal y el burdo realismo

Su propuesta está enmarcada una técnica lucida, colorida “es  alegre, los  básicos como el  rojo y el azul son tonos que me encantan por ser muy contrastantes.

Los tonos fríos y cálidos representan la dicotomía de la vida, hay cosas que se contraponen y se equilibran, y eso hace parte de lo que mi obra desea comunicar”.

Para la jornada de la Fundación Culata pinté a Benedetti, ya que este rescate de la Zona C tenía como tema central la emigración.

Benedetti vivió su diáspora por más de una década y él a parte de extrañar su casa y su cultura tuvo que enfrentar la nostalgia, esa a la que el llamó ‘desexilio’ y es el nombre que le he dado a esta obra que tiene un formato de 320 x 210”

Así Fabal sueña con contar historias a partir de sus obras de arte,  y dice que “no me equivoque estudiando derecho, de él vivo y me va muy bien, pero la pintura es algo que me complementa.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Fabal y el burdo realismo"

Leave a comment

Your email address will not be published.