Pesebres miniatura hacen de la Navidad un arte

Pesebres miniatura hacen de la Navidad un arte

Pesebres en miniatura conquistan en ferias artesanales de todo el país.

María y José están hechos en semillas de una granadilla, el niño Jesús, en la de una guayaba; las ovejas y los pastores en semillas de uva.
 
Todos estos ingredientes hacen parte de los Pesebres en miniatura que está sobre un palito que no tiene más de tres milímetros de ancho.

La historia de la Natividad se repite en figuras diminutas que van siendo creadas sobre hojas de nacedero secas y lacadas, sobre conchas, tallos de bambú, con figuras que toman forma gracias a semillas de girasol, guayaba y granadillas.

La historia de los Pesebres en miniatura nace de las manos de Reynaldo, un payanés que hace más de una década comenzó a crear pesebres en miniatura y a comercializarlos en las ferias artesanales.

Hoy van recorriendo diferentes ferias artesanales por el país, no importa que sea enero, mayo o junio, porque esa conexión con la Navidad les permite trabajar todo el año.

“Qué vale el pesebre” “De qué está hecho”, “uf, qué verraquera, quién los hace”, “dónde se consiguen” son solo algunas de las expresiones que van surgiendo cuando los curiosos se acercan a conocer esta propuesta.

Don Reynaldo y su esposa están radicados en Popayán donde tienen su propia microempresa llamada ‘Arte Payanes’ ahí trabajan todo lo relacionado con artesanías, pero su especialidad tiene que ver con los pesebres miniaturas hechos con base a las semillas.

Ellos trabajan cada figura con curia y cuidado, “nosotros vamos pintando las figuras, como ve cada una tiene su vestido colorido, tiene sus ojitos, están sonrientes, la virgen y San José conservan sus coronas.

Las ovejitas tienen sus caritas, paticas están hechas en semilla de uva. Cada pesebre se demora unas dos o tres horas en su creación” dicen los artesanos.

Y es que algunos de ellos solo tienen a la virgen, San José y el niño Dios. Otros van con pastores, animalitos y desde luego los reyes magos.

Aseguran que aunque se ven como piezas muy delicadas, son resistentes al movimiento,

“eso se prueba porque son casi cinco horas de viaje por tierra entre Popayán y Ginebra, todos los pesebres vienen guardados en la misma caja y ninguno se ha dañado”.

Estas figuras conquistan hasta al más desprevenido transeúnte que desea saber por ejemplo qué semillas utilizan.

“Por ejemplo en las semillas del pino o de un durazno podemos hacer la ‘casa’ del pesebre”

Cada una de estas piezas artesanales tiene un costo que oscila entre los 10 y los 20 mil pesos.

Aquí no hay límite para crear, el sentimiento de la Navidad contagia a todos los que se detienen a apreciar una gran historia plasmada en los pesebres en miniaturas en donde las figuras diminutas hechas en semillas se llevan toda la atención.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Pesebres miniatura hacen de la Navidad un arte"

Leave a comment

Your email address will not be published.