La experiencia de saltar de un avión a 10.000 pies de altura

La experiencia de saltar de un avión a 10.000 pies de altura

Zulma Lucía Cuervo

La percepción de saltar de un avión a 10.000 pies de altura es de poder, tanto, que permaneces con la adrenalina al mil por ciento por el resto del día.

Estoy convencida de haber vivido una experiencia única. También sé que valió la pena porque la sensación de la caída libre te recuerda que tienes el privilegio de estar vivo. 

Este momento lo viví gracias al plan de pasadía que ofrece la agencia Viajes Che, con la que habitualmente realizo los planes de turismo.

¿Cómo fue?

El operador del vuelo fue Halcones Paracaidismo. En mi caso, salí en el segundo vuelo programado de ese día. Ellos tienen agenda desde las 7:00 a.m. hasta las 5:00 p.m.

Halcones opera en Palmira, muy cerca del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón. En el sitio firmas los formularios de exoneración de responsabilidad civil. Los instructores (expertos y certificados) te dan la charla técnica donde explican cómo será el vuelo y en qué consiste el salto. No tiene nada de misterioso, se sobrevuela durante media hora mientras se toma altura (10.000 pies) e indican la necesidad de relajarse, tomar ciertas posturas para el salto y siempre hacer caso a lo que diga el instructor, ya que este es un vuelo tándem, variación del paracaidismo convencional en donde el aprendiz de paracaidismo salta junto a un instructor unidos por medio de un sistema de doble arnés. 

Tambien puedes leer Moda sostenible con algodón recuperado

Luego te colocan el arnés, te pasan las gafas de protección y en un vehículo te desplazas al Aeroclub del Pacífico, donde abordas la avioneta. En la que salí es tan pequeña que se llama ‘Chiquitín’ y solo tiene cupo para dos personas con sus respectivos instructores. Para que sepas, la avioneta no tiene asientos, te sientas en el suelo y la salida no tiene puerta, por lo que se siente frío todo el tiempo que vas en ella.

Allí nuevamente te explican, te ajustan el arnés y te acomodan de acuerdo al plan. ¡Y a volar!

Apenas el piloto avisa, se alista la primera pareja para salir. Eso toma apenas unos minutos. Yo salté de segunda debido a que era un poco más alta que la otra persona que iba conmigo en el vuelo. 

En mi caso, no me dio tiempo de sentirme nerviosa. Además, los instructores todo el tiempo te están hablando y eso genera mucha confianza.

De la caída libre tengo el recuerdo de ir muy rápido y de sentir el aire en la cara. El instructor te toca el hombro para que abras los brazos (ya que para saltar te coges del arnés) y que así queden más espectaculares las fotos y el video que te entregan de esta experiencia maravillosa. Es muy breve este tiempo, no puedo decir con exactitud la duración, pero es corta la caída libre porque en ese momento puedes ir a unos 250 km/h.

Luego abren el paracaídas y a decir verdad, se siente tranquilidad cuando sabes que el artefacto abrió como debía y que el vuelo va a terminar sin contratiempos. En eso creo que nos tomamos entre cinco y diez minutos.

ARTÍCULO RELACIONADO

El aterrizaje es fácil, muy parecido a cuando haces parapente. Elevas las piernas todo lo que puedas y se cae de cola. Es suave y sin traumatismos.

A tener en cuenta

  • * La edad mínima para saltar es de 12 años.
  • * No pueden hacerlo mujeres embarazadas o personas en estado de embriaguez. Tampoco es recomendable para personas demasiado nerviosas o con enfermedades graves del corazón.
  • * Es posible que haya variaciones en el itinerario por factores climáticos.
  • * Te recomiendo ir con ropa cómoda, preferiblemente jeans o pantalón de sudadera y tenis.
  • * Es recomendable llevar un saco o chaqueta porque en el vuelo hace frío.
  • * En el vuelo no permiten aretes, relojes o pulseras y tampoco llevar celular. 

Otros publicaciones de Zulma Cuervo

Halcones Paracaidismo

🔥Embajadores:
@tepygarcia24 ❤️‍🔥
@alejo.salazarv 🪂
@iyadwaked ⚡️
El placer de contar historias 🎥🎞🚀
👇🏼Escríbeme para info o asesorarte

wa.link/mt5td6