Lideresas afrocolombianas y el asesinato de María del Pilar Hurtado

Especiales CBonlinecali.com

En diferentes conversatorios liderados por el Instituto sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos (Raza e Igualdad) previos a la 49 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se celebrará en Medellín del 26 al 28 de junio, lideresas afrocolombianas hablaron sobre el reciente homicidio de María del Pilar Hurtado.

Audes Jiménez, coordinadora regional andina de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas y Afrocaribeñas y de la Diáspora, expresó que en el caribe colombiano se ha reacomodado el paramilitarismo y se está presenciando una modificación de los actores armados.

En este contexto, los líderes sociales están siendo víctimas de amenazas y asesinatos.

“Las autoridades salen a decir que el caso de María del Pilar Hurtado no tiene nada que ver con temas de reparación ni de tierras. Es mentira. Todos los asesinatos y las amenazas que se están produciendo en el Caribe a líderes y lideresas afro, indígenas y miembros de las Juntas de Acción Comunal tienen como elemento fundamental el tema de la defensa de la tierra. Otras están relacionadas con el control electoral de la región”, aseguró Jiménez.

Cabe recordar que Hurtado fue asesinada el pasado viernes 21 de junio en Tierralta, Córdoba. A este municipio había migrado un par de años atrás después de haber trabajado como minera en el Chocó.

En 2013 se había ido de su natal Puerto Tejada, Cauca, por amenazas en su contra luego de haber denunciado casos de narcotráfico en la zona.

Francia Márquez, lideresa afrocolombiana e integrante del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, se refirió al asesinato de María del Pilar Hurtado como una consecuencia del racismo que sigue imperando en el país aunque hayan pasado casi tres años desde la firma del Acuerdo de Paz.

También puedes leer campaña buenaventura siembra esperanza limpia y bonita

“El racismo estructural es el que hoy permite que las mujeres sigamos siendo violentadas y asesinadas, como pasó con la compañera María del Pilar Hurtado hace unos días. Tenemos rabia y coraje porque no es posible que un país esté hablando de paz con un discurso vacío, que no alcanza a mover a mucha gente que está en la ciudad y que no le tocó vivir el conflicto armado. (…) Nosotros fuimos los que le dijimos “sí” a la paz y hemos puesto los muertos”, apuntó Márquez.

Luz Marina Becerra, integrante de la Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes) enfocó su aporte en la indiferencia de las personas que, como se notó en un video compartido en redes sociales, observaron al hijo de María del Pilar en un llanto desconsolado.

“En Colombia, la violencia se ha naturalizado tanto que ya vemos matar a alguien y no nos da nada. El fin de semana, cuando mataron a la compañera María del Pilar Hurtado, vimos que el niño se retorcía frente a la impotencia y la rabia de ver cómo mataron a su madre y no recibió un abrazo en ese momento”, apuntó Becerra.

Habla la comisionada en la CIDH Según Margarette May Macaulay, relatora de los derechos de las mujeres y la población afrodescendiente en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la población afro fue la que más sufrió asesinatos, pérdida de propiedades y desplazamientos forzados durante el conflicto armado de Colombia.

En el panorama actual, dijo la comisionada, muchos desmovilizados han tomado control de áreas donde someten a los pobladores con el fin de iniciar cultivos ilegales.

“Nadie puede decir que llegó la paz para esta gente porque no es así. No se puede tener paz sin justicia ni justicia sin paz. Si a alguien le da miedo salir de su casa, ¿cómo va a decir que existe la paz en esa región? Si las personas dejan las armas pero no pueden vivir en conjunto y trabajar unidas por un propósito, entonces no hay paz. Muchos de los líderes que están buscando clarificar las necesidades están muriendo”, dijo Macaulay.

Por último, la comisionada Ángela Salazar, integrante de la Comisión de la Verdad creada luego de Acuerdo de Paz para esclarecer lo acontecido durante el conflicto armado, anotó que el asesinato frecuente de líderes sociales en Colombia “Es una preocupación de todo el sistema porque nos resta la oportunidad de avanzar en el trabajo del esclarecimiento de la verdad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.