Velitas sí, pólvora no: llamado desde la secretaría de Salud de Cali

Velitas sí, pólvora no: llamado desde la secretaría de Salud de Cali

Por Gloria Inés Arias
Especiales

Con un mensaje claro, corto y contundente la secretaria de Salud de Cali, Miyerlandi Torres, les pide a los  ciudadanos que apliquen tres recomendaciones vitales para celebrar este día de las velitas sin contratiempos.

La primera recomendación que hace es celebrar en familia, “con el círculo más cercano, con las personas que usualmente compartimos nuestra vivienda”.

La  segunda recomendación tiene que ver con el lavado de manos con agua y jabón, “debemos evitar, cuando vayamos a prendar la velita, limpiarnos con alcohol glicerinado porque el alcohol es un elemento inflamable y eso puede facilitar un accidente”.

La tercera recomendación tiene que ver con el uso de la pólvora, “este es un llamado para que no esté ni en manos de los adultos ni los menores de edad”.


Banner-digitale-CBONLINECALI-2

La secretaria de Salud recalca que no hay que dejar pólvora en nuestras viviendas y hay que tener mucho cuidado con los menores de edad porque ellos se enfrentan a diferentes riesgos. “Al manipularla y llevarse los dedos a la boca o ingerirla  les traería una intoxicación por fósforo blanco que les puede generar graves fallas hepáticas; pueden resultar quemados, por más inocua que parezca una chispita puede provocar quemaduras”.

La funcionaria advirtió que hay que tener cuidado porque niños y adultos también podrían resultar afectados cuando son transeúntes o los vecinos están manipulando este tipo de artefactos.

Celebración con responsabilidad

La secretaria de Salud de Cali confiesa que este es un año atípico porque “será la primera vez que vamos a pasar una Navidad, o una temporada decembrina en medio de una pandemia, todo lo que vivamos este mes es desconocido; estamos trabajando con la experiencia que hemos tenido todo el año, lo que  vivimos, lo que dio resultado, lo que no, las fallas, la debilidades, las fortalezas, pero eso no es una certeza porque ahora el contacto social es mucho mayor y las necesidades de la población también son otras”.

Miyerlandi Torres, habló con CBonlinecali sobre las medidas que se implementan en la ciudad y los retos que desde su despacho están asumiendo.

Velitas sí, pólvora no: llamado desde la secretaría de Salud de Cali
Miyerlandi Torres secretaria de Salud de Cali

Pese a que la pólvora está prohibida en las madrugadas se escuchan las detonaciones. ¿Qué controles adelantan?

Se suspendieron los permisos para el expendio, comercialización y producción de pólvora en Cali, desde el primero de diciembre hasta el 31 de enero; quienes están manipulándola, Seguridad y justicia realiza controles para verificar si son expertos, o son informales y cómo lo están haciendo.

La meta, todos los años, es cero quemados, pero siempre hay quemados.

Debemos trabajar mucho en la parte cultural, que las personas se adhieran. En el sector del comercio hay personas que aprovechan esta temporada para tener ingresos y lo hacen de esta manera, con la venta de pólvora; se requiere de un trabajo articulado que debemos realizar diferentes entidades y contar con la responsabilidad y la cultura ciudadana.

¿Respecto al año pasado cómo estamos en número de personas afectadas por quema de pólvora?

Vamos igual hasta el momento, los días con mayor afectación con pólvora son precisamente el 7 de diciembre y año nuevo. Seguimos con las mismas estadísticas, un caso, hasta el momento, a partir del primero de diciembre. Debemos seguir trabajando para lograr, por lo menos, una meta más razonable en Cali.

¿Cuál es una meta razonable?

La idea es disminuir el número de lesionados, la meta siempre será cero lesionados con pólvora, ese es nuestro reto, nuestra meta; sin embargo, ya tuvimos el primer caso, la idea es menos afectados frente a años anteriores.

¿El Hospital Universitario del Valle y las demás instituciones de salud de la ciudad están preparados para atender cualquier eventualidad por pólvora?

Estamos haciendo un recorrido por todas las instituciones de salud verificando que estén aforadas en insumos, materiales, en cómo atender y en el recurso humano para dar respuesta a estas necesidades, en caso de que se llegara a necesitar.

¿Están bien dotadas?

Tienen su plan de contingencia.

¿Se necesita donación de sangre para el área de quemados?

En baja complejidad no, pero el HUV podría necesitarla, por esta época, usualmente, hacemos campaña de donación de sangre; hemos venido trabajando con los cinco bancos de sangre que hay en la ciudad e invitamos a la comunidad a que done porque en esta época decembrina se aumenta la demanda.

¿Qué secuelas deja una quemada?

Puede causar hasta la muerte, si tiene un compromiso de más de la mitad del cuerpo a veces la persona no logra superarlo; cuando se han producido por manipulación se producen lesiones de grado dos y el afectado puede llegar a perder falanges, o extremidades que causan incapacidad permanente

La situación es compleja: Pólvora, más festejos, más Covid. ¿Cómo lo manejarán?

Hay que trabajar mucho en salud pública, todas las acciones que estamos realizando desde ‘Cali guarda la vida’, con toda la estrategia de capacitación, de rastreo, presencia en micro territorios, sensibilización; la estrategia de ‘Guardianes de vida’, control sanitario inteligente, donde hacemos verificación de protocolos en diferentes establecimientos y, obviamente, trabajando con toda la prestación del servicio de salud para tener el plan de contingencia y manejo de las unidades de cuidados intensivos y de hospitalización  de acuerdo con los indicadores que se manejan en la Secretaría de Salud, esos son los dos componentes que venimos trabajando para poder dar un resultado y una respuesta oportuna desde la salud.

>>>>>Lea Un chocolate para reconciliarte en Cali

Hay que cuidar la vida

Con todas estas acciones buscan el buen comportamiento ciudadano. Porque  aunque está prohibida la producción y venta de pólvora en Cali, la ciudad ya reportó su primer caso en esta temporada de fin de año.

El pasado 3 de diciembre una mujer de 28 años que caminaba por su barrio resultó afectada en el mentón y mano por culpa de un volador que lanzaron sus vecinos; unos días antes, el 29 de noviembre, un menor de 9 años sufrió quemaduras de segundo grado en una de sus piernas cuando le estallaron varios totes que portaba en uno de los bolsillos de su pantalón.

La funcionaria desea que no se repita la historia del año pasado, cuando se reportaron en la ciudad 41 personas lesionadas por manipulación de pólvora en temporada decembrina.