Afros de papel se toman ‘El Petronio’

Afros de Papel con Norberto Sánchez

Esa marimba hecha en palma de chonta, con dimensiones que no superan los cinco centímetros, dan unas notas muy particulares. Frente a ella está un imponente negro, un afro vestido con pantalón blanco y camisa naranja. En su cabeza hay un turbante con pintas de varios colores vivos. Está descalzo y sus manos empuñan los palitos que con cada golpe acompañarán los acordes de chirimías, danzones y currulaos.Afros de papel se toman ‘El Petronio’

En escena hay unos 300 afrocolombianos,   todos hijos del mismo papá. Algunos son  músicos que tocan clarinete, saxo, piano, cununos y guasás. Todos lucen muy coloridos;  la fila es larga, parece que se alistarán para participar en las fiestas del ‘San Pacho’ o en un concierto masivo de ‘El Petronio’. Todos son hijos de Norberto Sánchez.

Norberto es cartagüeño, hace 17 años comenzó a ‘criar’ a sus hijos afrocolombianos, ya perdió la cuenta de cuántos tiene, pero se siente orgulloso de saber que viven en países como España, Alemania, Italia y Estados Unidos o ciudades como Cali, Medellín y Bogotá. Cada uno de ellos  es su referente y cuenta la historia de los hombres y mujeres afros.

Afros de papel

Él es blanquito, tiene acento apaisado -nació en Cartago, norte del Valle del Cauca-  pero asegura que “tengo raíces afro, las llevo en la sangre, así como mis hijos. Soy casado con una  afrocolombiana y nuestros hijos tienen esta mezcla’.

Mientras comparte su historia va preparando el papel periódico con el que cobrarán vida sus nuevos ‘hijos’, esos que salen de la técnica china conocida en occidente como ‘papel maché’.

El proceso tarde unas horas, cuando está listo Norberto Sánchez y su familia (incluida Mariana, la pequeña de 8 años) comienzan a formar figuras con estos trozos de papel.

Sus manos dan vida a espigados negros, que serán músicos, pescadores, campesinos, silleteros. Divinas negras que cargarán flores, serán cantaoras, campesinas, chapoleras o platoneras.

“Estoy enamorado de la cultura afro y creo que con estas figuras puedo ir contando parte de la historia y de las actividades que hacen estos de  hombres y mujeres afrocolombianos en las diferentes regiones del país”.

Norberto no entrega todos los detalles de cómo ‘concibe’ sus creaciones, solo confiesa que está “inspirado en la etnia afro, “son mis raíces, lo llevo en las sangre. Además de ser figuras decorativas estamos aportando al cuidado del medio ambiente, cada una de estas figuras nace  al hacer reciclaje. Cada pieza tiene un proceso, preparamos el papel, formamos las figuras, luego las pasamos a lijado y de ahí a darle el color. Poco a poco sabremos a qué se dedicará cada uno”.

Norberto Sánchez  está en el festival Petronio Álvarez exponiendo y vendiendo sus creaciones, los asistentes paran, preguntan se toman fotografías, compran, van y vuelven al stand porque se sienten sorprendidos con la propuesta. “Estoy tratado de mostrar algo diferente de nuestro país. Hasta ahora soy el único que trabaja el concepto afro en el papel maché. Cada figura es de larga duración”.Afros de papel se toman ‘El Petronio’

Aunque él es el papá de los afros de papel, no duda en darle crédito a las otras manos que también van aportando a su creación, es así como de Boyacá llegan los sombreros que lucen algunos de ellos. De buenaventura llegan las canoas elaboradas con madera o las marimbas de palma de chonta y de Antioquia las flores secas que acompañan a los silleteros, todos ellos con las mismas características: ser afrocolombianos.

Norberto Sánchez asegura que se siente feliz de haber perdido la cuenta de sus ‘hijos’ porque eso significa que su arte gusta y acompaña a muchas personas en diferentes lugares del mundo.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Afros de papel se toman ‘El Petronio’"

Leave a comment

Your email address will not be published.