Bombo y cununo de manos de Felipe Herrera

Bombo golpeador resalta la tradición

De pie está don Felipe Herrera un hombre de pequeña estatura, cabello platinado y hablar jocoso.

Tiene  84 años, vive en la vereda de San José (Timbiquí) y en medio de las labores de minería artesanal, cultivos de pan coger y las trampas para los peces aprendió de jugas, bundes , currulaos y levantapolvo entre otros ritmos del Pacífico.

Muy cerca de él se encuentran jóvenes  cuyas edades oscilan entre los 17 y 30 años, también hay adultos que lo escuchan con atención.

El ‘rey’ del bombo  ha viajado durante varias horas  para acompañar a sus paisanos, los integrantes de la Chirimía San José, hasta la capital vallecaucana.

La felicidad los embarga, ellos se han llevado el tercer lugar en la modalidad Chirimía del Festival Petronio Álvarez. La Chirimía  San José está dirigida por  Elvis Emiro, uno de sus nietos.

Músicos y cantaoras se arriman, lo abrazan, lo saludan  y le rinden honores no sólo por su edad sino porque es uno de los personajes que más sabe de música en el pacífico sur.

Bombo y cununo de manos de Felipe Herrera

Como la canción, Felipe Herrera es el ‘Tío Guachupe’ de los timbiquireños.

Sus manos además de cultivar la tierra, también tiene el don –como dice don Felipe- de ser la herramienta para darle vida al bombo, instrumento que se fabrica con el tronco de un árbol y tiene sonidos similares al de la  tambora; instrumento que hace parte del grupo de la marimba.

Mientras habla con su nieto,  comparte tips con los integrantes de la Chirimía San José,  el rey del bombo también recuerda que ha sido mentor de muchos músicos en Timbiquí, entre ellos Begner Vasquez  y Etiel Loango, integrantes de Herencia de Timbiquí.

Bombos y cununos

“No es la primera vez que vengo a Cali, hace años no lo hacía pero siempre es bueno volver porque estoy aprendiendo de todos los que han llegado a cumplir esta cita” dice haciendo referencia al Petronio Álvarez.

Don Felipe como lo llaman grandes y chicos es uno de los mejores luthiers  de bombos  y cununos, los cuales no solo construye sino que interpreta con majestuosidad.

“Ya perdí la cuenta de a cuántos les he enseñado, en San José, ellos han aprendido no solo a tocar marimba, bombo, cununos o caja también del canto porque yo sé de  juga, bunde y  alabaos” agrega

Este hombre que en su juventud se dedicaba a la minería artesanal, que ama cultivar la tierra, armar corrales para los peces y las catangas, también es uno de los que más sabe de la cultura y las raíces de Timbiquí.

Tuvo 20 hijos, una cantidad doble de nietos y un número similar de bisnietos,  algunos de ellos son músicos. También es el ‘tío Guachupe’  de varios de los habitantes de Timbiquí que se consideran sus sobrinos, haciendo referencia a una de las canciones más cantadas del Pacífico.

Hasta San José llegan los  jóvenes buscando su conocimiento y consejo.

Bombo y cununo de manos de Felipe Herrera

Elvis Emiro Herrera es ingeniero agrónomo, músico y uno de los nietos de don Felipe Herrera.

Herencia musical

Elvis Emiro Herrera Garcés es uno de los nietos, describe a don Felipe como un hombre muy trabajador, “con una familia muy grande y orgullosos de manifestar toda la cultura de la región, a pesar de las dificultades que presenta el país en la zona rural.

Dice Elvis Emiro que en San José hay más o menos 1200 habitantes de los cuales al menos 700 deben de ser músicos y eso queda por sentando “cada que llegan las fiesta de la Epifanía, los arrullos y todo el despliegue de la cultura”.

Agrega que hay muchos de sus habitantes que salen de San José porque en esta vereda solo hay hasta el grado noveno, pero sea en San José o en la cabecera (Timbiquí) sus habitantes conocen de la historia de don Felipe y saben que es un icono ya que “él compone, tiene cualquier cantidad de repertorio; hace instrumentos y conserva buena parte de la historia de Timbiquí”

Bombo y cununo de manos de Felipe Herrera

Leidison Vásquez Angulo, el ‘Mejor Intérprete de Flauta’ en el Petronio Álvarez es uno de los ‘sobrinos’ que tiene don Felipe Herrera.

Agrega que lastimosamente “en una oportunidad recogimos una cantidad de sus composiciones, pero las perdimos porque hemos recibido algunas visitas de extranjeros que llegan para contar la historia y nos han pedido prestado pero  no han  devuelto el material”.

Mientras se devuelven a su tierra con el tercer puesto en la categoría de Chirimía, se sienten orgullosos de don Felipe, su  forma de tocar el bombo  y los  cununos y el aporte que le entrega a la  juventud timbiquireña.

Así Elvis Emiro Herrera, director de la Chirimía San José e ingeniero agrónomo, especializado  en gestión ambiental, sabe que regresan con un tercer lugar en la categoría Chirimía y con un primer lugar como  ‘Mejor Intérprete de Flauta’ que fue otorgado a Leidison Vásquez Angulo.

Y tomando la vocería de todos los integrantes de la  Chirimía San José,  agrega que la música es importante pero que su municipio “requiere de profesionales que nos quedemos en el territorio para que le aportemos a lo que soñamos con un futuro.

Tenemos biodiversidad y riqueza, pero las posibilidades son muy pocas, necesitamos garantizar salud, una economía estable, educación y desde luego los procesos culturales”.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Bombo y cununo de manos de Felipe Herrera"

Leave a comment

Your email address will not be published.