Pazcifico Sinfónico: puro corazón

Pazcifico sinfónico, fiesta de tradición y academia

 “…Todo el mundo está bailando…yo también lo se bailar como bailan los demás…Kilele ay marimbi maritá”, sonará en las notas de la Orquesta Sinfónica de Colombia y 13 músicos tradicionales en un concierto al que hay que asistir porque Pazcifico Sinfónico está y se queda en la piel.

Pazcifico Sinfónico: puro corazón

Lo más difícil de este engranaje musical, leer partituras por parte de los músicos tradicionales.

Hace varios meses empezaron el proceso de unir dos mundos, el de la academia y el de los ritmos tradicionales, autóctonos, folclóricas.

La música del pacífico se viste de frac y la clásica de los sonidos  tradicionales.  El reto más grande que unos y otros lograrán la sinergia y comunicación para entregar el mejor de los espectáculos.

“Trabajamos tres arreglistas en Cali y tres orquestadores, ese fue un reto porque teníamos que superar en el diálogo. Entre los saberes  y la academia”, dice Hugo Candelario.

La sinergia, la buena  comunicación y el deseo de proyectar otra forma de apreciar los tonos del pacífico y los clásicos permiten que hoy dos mundos tan diferentes compartan el mismo escenario.

Puro corazón

Fuerza,  pasión, sentimiento  se mueven en este formato que logra que jugas, currulaos, bundes tengan un nivel diferente.  

En Pazcifico Sinfónico se suman la música clásica, la música del pacífico sur y la del norte. 100 músicos en escena, 13 de ellos representan al Pacífico colombiano.

Es así como  marimba, bombo macho y hembra, cununo , guasa y cantaoras y la chirimía chocoana -que tiene como instrumentos principales clarinete, bombo, bombardino, platillos y redoblantes- se suman al formato clásico para ofrecer un concierto inolvidable.

Pazcifico Sinfónico: puro corazón

Valle, Cauca y Choco en escena con Markitos Micolta y las cantaoras Clarison Martínez y Nidia Góngora

Quienes por desconocimiento de las músicas del pacífico no han encontrado afinidad, esta será una muy buena oportunidad para acercarse, conocerla y apropiarla, una apuesta de academia y tradición que suena muy bien.

En escena estará el guapireño Hugo Candelario interpretando la marimba de chonta; los bonaverenses Markitos Micolta en la voz y Wilson de Viveros en la batería; los chocoanos Tino Lewis, en el clarinete; Jafet ‘Yiyo’ Andrade en el bombo macho y la cantaora Clarisol Martinez; el caleño  Andrés Sánchez, el candelareño Alex Torres y la timbiquireña Nidia Góngora, músicos y cantantes que representan a todos los artistas del pacífico.

Crecimiento y proyección

Para Markitos Micolta es muy importante el momento por el que pasa el pacífico colombiano. “Han entendido que esto que hacemos  no es ruido sino delicia. Cuando se suman violines, violonchelos y flautas nuestra música se hace más apetecible”.

Agrega que cuando se escucha  un currulao “cualquier etnia la baila y la disfruta porque esos instrumentos hacen vibrar, hervir la sangre”.

Las letras del Pacífico unidas a la Orquesta Sinfónica de Colombia  le entregan un  nivel diferente a esta región colombiana.

Que las músicas tradicionales sean mostradas en un formato clásico los invita a explorar, crecer y proyectar los saberes de esta región colombiana.

Todos los músicos lograron vencer los  el reto mas grande que los tradicionales –que no leen partituras y los clásicos, que no tienen marcados los ritmos autóctonos,  lograran un mismo lenguaje, una misma comunicación.

“Lo más difícil de este proyecto para mi han sido los arreglos musicales porque no estoy acostumbrado a tocar he ir leyendo una partitura” confiesa Jafet ‘Yiyo’ Andrade

Pero una vez más se corrobora que la música es un lenguaje universal y que es un buen momento para mirar al Pacifico colombiano.  

A gozá 

‘Aguacerito llové’, ‘Amanecé’, ‘La vamos a tumbá’, ‘Mi Buenaventura’ hacen parte de ese repertorio que hoy se escuchará en la ciudadela Petronio Álvarez.

Pazcifico Sinfónico: puro corazón

100 músicos en escena logran darle otra proyección a la música del pacífico colombiano.

Ya Pazcifico Sinfónico fue presentado a finales del 2015 en  Bogotá y Buenaventura, su prueba reina será en el marco de los 20 años del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, una invitación que seguramente “pondrá los pelos de punta”, como argumenta Claudia Franco.

Lee también: Arriba Cali, carajo…llegó Petronio

Así que la invitación es a que llegue temprano, coja el mejor puesto y descubra cómo dos mundos opuestos encajan de manera maravillosa en Pazcifico Sinfónico.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Pazcifico Sinfónico: puro corazón"

Leave a comment

Your email address will not be published.