Frijoles qué no falten en tu menú semanal

Frijoles qué no falten en tu menú semanal

Frijoles ingrediente especial de batidos, postres, entradas y platos fuertes, descubre el poder nutritivo y de salud que otorgan.

Consumirlos como mínimo tres veces en la semana es una invitación que llega para mejorar las condiciones de salud, para tener una dieta balanceada y también para descubrir que los frijoles van mucho más allá de la bandeja paisa y las cazuelas de frijoles.

Por invitación del Dry Bean Council, llegamos a un taller en donde compartieron recetas deliciosas y rompieron varios mitos.

Lo primero que debemos saber es que en Colombia somos productores de estas semillas y se consumen en todas las regiones del país y sus preparaciones podrían llegar a ser tan variadas y exóticas como la cantidad de variedades que se encuentran en el mundo.

El Valle del Cauca, Antioquia y Cundinamarca son regiones en donde su cultivo genera semillas de calidad en variedades como el frijol cargamanto, el bola roja y el mortiño.

Que se suman a otras que llegan importadas como la adzuki, baby lima, frijol negro, ojo negro, arándano, riñón rojo oscuro, garbanzo, lima grande, great northen, armada, rosado y caballo pinto, por solo nombrar algunas. Estas semillas entran porque tenemos un tratado de libre comercio y porque la producción de frijol en el país no cubre toda la demanda.

De la mano de los chefs Mauricio Londoño y Carolina Jaramillo descubrimos algunas recetas que se pueden poner en práctica en casa.

A comer frijoles

Los frijoles son una fuente saludable para el corazón. Aprender a preparalos, consumirlos y disfrutarlos es una tarea que debemos empezar.

Son ricos en proteína, dependiendo de la variedad aportan entre el 14 y 35 por ciento. Sus beneficios son maravillosos y múltiples, entre ellos se encuentran que aportan carbohidratos, vitaminas del complejo B y minerales como calcio, hierro, magnesio y fósforo. Son muy bajos en calorías y por ser de digestión lenta proporciona mejor control de la glucosa y son antioxidantes.

También te puede interesar Cocinando histórias vallecaucanas

Tenga en cuenta:

Los frijoles se deben dejar en remojo de un día para otro dentro de la nevera para evitar que se fermenten.

  • Si se remojan en el mismo día, se lleva el agua hervor, se ponen los frijoles a remojar mientras este agua se enfría. En ese mismo agua se pueden cocinar.
  • Cuando van a cocción, tenga presente que no se les debe agregar sal.
  • Los frijoles germinados también se pueden consumir
  • Recuerde siempre que los frijoles no son ingrediente para cocina de combate, con estas semillas se pueden hacer recetas deliciosas que van desde entradas, platos fuertes, bebidas y postres.

Arriesguese a cocinar frijoles borrachos

Escoja un frijol rojo, pongalos a remojar de un día para otro en agua, dentro de la nevera. Cuando sea el momento de llevar a cocción separe los frijoles y báñelos en cerveza (por dos rubias, una cerveza negra).

La chef Carolina Jaramillo recomienda agragarles un poco del líquido del remojo para darles equilibrio.

Póngalos en la olla presión a fuego lento. Una vez pita la primera vez, se dejan por 25 minutos mas en el fogón.

Escoja una proteína, en este caso la chef recomienda la bondiola, corte del cerdo que es similar a la pechuga de pollo. Una vez esté sellada se debe llevar a un molde con tapa. Se lleva a un molde tapado

Ponga en una olla una cama de cebolla, apio, zanahoria, cerveza, mostaza americana y miel de abejas y sal. Cuando está hirviendo esta mezcla, se baja la temperatura, rectifica sabor y coloca la bondiola por lo menos durante cuatro horas.

El juguito que queda en el fondo se le agrega a los frijoles. Desmeche la bondiola y mezcla a los frijoles.

Para el hogao, se calienta aceite vegetal, agregue una taza de cebolla blanca y larga picada, pongale sal. Una vez esté transparente, agragele tres tazas de tomate picado y sin cáscara. Pongale achiote en polvo para darle color.

Batido de frijol

Para los que buscan un batido nutritivo, es perfecto para quienes desean consumir proteína.

Ingredientes: frijol blanco, lulo, banano, azúcar y hielo

Se cocina el frijol blanco hasta que quede bien cocinado. Se toma una porción del frijol cocido sin el agua, solamente la semilla. Se mezcla con una porción de lulo, una porción de banano, leche de soya o de almendras, y hielo.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional