Galería Alameda con sabores internacionales

La galería Alameda cautiva con su oferta gastronómica

En Cali, en el corazón del barrio Alameda, hay una plaza de mercado que concentra la atención de vecinos, caleños y turistas que encuentran en esta galería un destino muy internacional.

70 años, más de 4 mil metros cuadrados y un centenar de puestos en donde se encuentran vendedores de frutas, verduras, carnes y en los últimos años un auge de pequeños espacios de cocina tradicional e internacional.

Chirimoyas, mangostinos, peras, uchuvas, variedad de guayabas; verduras, flores, puestos de carne, pollo y pescado hacen parte de un paisaje colorido que no solo es visitado por quienes buscan insumos para cocinar, sino por exigentes comensales que buscan calmar antojos.

La mirada limpia, delantales, sombreritos hacen parte de esos hombres y mujeres que llegan del campo a vender su producido, también a contar sus historias.

Una plaza para todos

La galería Alameda, que nació en 1950, es una de las más limpias de la ciudad. En ella se vive la reingeniería y la innovación.

Diariamente se cruzan los compradores habituales con grupos de turistas que van recorriendo los pasillos para conocer a cerca de la variedad de frutas y verduras o deleitarse con platillos tradicionales como los tamales, las rellenas, el sancocho de pescado o caldos milagrosos como el de pajarilla.

En algunos de los pasillos además de frutas y verduras también se encuentran lugares para comer, tradicionales como las Rellenas de Carolina o las delicias del Pacífico en Basilia; también hay tamales desde 3 mil pesos, ‘corrientazos’ por 8 mil pesos o platos a la carta que van sumando ceros.

Acento internacional

Como si estuviéramos visitando una de las plazas de mercado de Madrid, Sevilla o Barcelona, un grupo de españoles han encontrado en la plaza de mercado Alameda un recurso económico y turístico.

José Antonio Calvete Martínez abrió el ‘Gusto Español’, un espacio pequeño en donde el sabor de las tapas y las raciones marcan la diferencia.

“Aquí encuentran el pescadito del día, calamares a la romana, paella, pulpos a la gallega, tortilla española, la cola de res estofada en su jugo con una salsa española muy tierna”, dice el cocinero y panadero.

Muy cerca de su puesto, está también el puesto de Aurelio Amador, quien se casó con una colombiana y después de conocer Cali, también se enamoró de esta región.

“Decidimos abrir una panificadora, surtir puntos de venta y la plaza de mercado Alameda era un reto; esta galería es algo muy querido, de tradición y un sitio emblemático que me permite revivir la cultura española en plazas de mercado como la de Las Flores. donde es típico comerse un churro en la mañana o en la tarde remojados en chocolate”

Deléitese con la oferta

Es así como la cocina tradicional y la restauración (con pequeños restaurantes internacionales” se convierten en dinamizadores de la economía caleña.

Te puede interesar leer: Zapote fruta exótica y deliciosa

La próxima vez que vaya a mercar deténgase, haga un recorrido gastronómico por lugares en donde hoy se ofrecen postres sin conservantes como en Franco; tómese un café en Trinitario; disfrute de las tapas, humus y vino en Facundo.

Deléitese en la ‘mesa larga’, donde hay una oferta interesante de la cocina típica, de la cocina tradicional y de la cocina popular del Valle del Cauca y Colombia.   

Bethsabe Castro

Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.