Restaurantes se las ingenian para sobrevivir en tiempos difíciles

Restaurantes se las ingenian para sobrevivir en tiempos difíciles

El cierre de restaurantes clasificados como cinco tenedores, restaurantes familiares, de comida rápida en sectores gastronómicos ha llevado a que otros restauradores busquen alternativas que les permitan afrontar la crisis económica derivada de la Covid-19.

Dinámicas y solidaridad

Propietarios de restaurantes y empleados han entrado en una dinámica en donde la solidaridad y el aprendizaje continuo les permitan generar estrategias para seguir vigentes y mantener presentes en las vidas de sus clientes. 

De acuerdo con el gremio que agrupa a los restaurantes en Cali, Acodres,  hay más de 432 restaurantes en la capital vallecaucana que cerraron sus puertas. Además de indicar que cerca de 900 están usando el formato de los domicilios.  

Historias que inspiran  

Martha Cecilia Jaramillo propietaria de Ringlete Restaurante afirmó que todos los días tratan de fortalecer al equipo de trabajo. Confiesa que los primeros días, haciendo referencia a marzo, fueron de mucha incertidumbre y también le sirvieron para pensar en estrategias que permitieran hacerle frente a la crisis generada por la pandemia.  

“Estamos trabajando el formato de domicilio, pensamos en algo que nos permitiera seguir los procesos de responsabilidad que llevamos en el restaurante y hoy impulsamos el uso de la vianda como plan piloto con el que buscamos contribuir en la reducción del impacto generado por lo desechables, así no sólo cuidamos el planeta en la acción de servicios a domicilio  sino que también experimentamos con algunas actividades que permitan generar ingresos para pago de renta, servicios y empleados”, explicó.  

De igual manera implementaron algunas opciones para vender refrigerados y capacitan a sus empleados para que desempeñen diferentes funciones mientras se vuelve a operar.

“Actualmente somos 15 empleados, 5 menos que al inicio de la pandemia. Hoy algunos meseros son domiciliarios, todos hacemos bolsitos de tela que se convierten en individuales, y bolsas de papel en las que van los domicilios. Implementamos turnos en donde cada empleado descansa dos veces por semana para dar viabilidad a un grupo menor y a mantener la mayor cantidad de personas del equipo”. 

Domicilio en línea  

Con puertas cerradas desde marzo muchos han tenido que hacer aprendizajes extras y cambiar sus dinámicas. 

Los retos del sector llevan a replantear procesos, a ser mucho más proactivos con la imagen y la reputación de sus marcas, y desde luego a encontrar en las redes sociales y los domicilios una manera de ofrecer el servicio del sector restaurador.  

La mayoría de los restaurantes está buscando eficiencia, ofrecer un menú en donde existan las opciones de comida y que esta no sufra en el envío. Así como costos que se ajusten a los bolsillos en tiempos donde la crisis económica afecta a todos. 

En Hamburgo, ubicado en el centro de servicios las Mercedes Glorieta de Alfaguara, Jamundí, Valle del Cauca, tienen estandarizados los procesos de bioseguridad, cada producto va sellado para ofrecer seguridad y que los comensales reciban sus pedidos empacados al vacío.  

En este restaurante también han implementado el uso del domicilio o pedidos para recoger.

Restaurantes se las ingenian para sobrevivir en tiempos difíciles

Viven un proceso de adaptación y conscientes de la situación económica han creado una serie de promos para cada día, logrando el sostenimiento y conservar a algunos de sus colaboradores.  

En el caso de los restaurantes familiares también han tenido que innovar para sobrevivir en el mercado. 

Ana Cutiva del asadero y restaurante El Gran Pollo, en Jamundí, cuenta que desde hace dos años abrieron el establecimiento en una casa esquinera, adecuado con arbolitos que generan sombra, ambientan y agradan a nuestros clientes, cuentan que desde que empezó la cuarentena nos tocó parar, pero los recibos de servicios, la renta, el crédito no dan espera, desde que anunciaron que podíamos hacer domicilios, nos tocó reinventar”.  

De igual manera expresó que, ellos como independientes, no han tenido posibilidades de recibir apoyos del gobierno, tampoco acceder a préstamos bancarios.  

Afirmó que les tocó aprender a manejar redes sociales, ofrecer por ahí y por los grupos de WhatsApp su servicio.

“Funciona, pero también hay que confesar que algunas veces hacen dos o tres pedidos y cuando llegas al lugar no salen a pagarlo. Tengo fe, creo que con la ayuda de Dios saldremos adelante” 

Insistir y persistir  

Para Adriana Aristizábal, chef de Casa 31, estos tiempos han sido difíciles para todos, pero lo importante ha sido mantener la calidad, ajustar el menú y mover muchos grupos de WhatsApp para lograr la conexión con sus comensales antiguos y otros que han llegado.  

Restaurantes se las ingenian para sobrevivir en tiempos difíciles

Afirmó que tiene “días muy buenos, otros no tanto, pero consolidando. Hay que insistir”. 

Explicó que en su proceso de aprendizaje con esta pandemia modificó la carta del restaurante, atiende domicilios en el horario de almuerzos y prepara un solo plato para cada día de la semana.

“Cada día hay un menú diferente, por ejemplo, pollo con vegetales, curry amarillo, arroz y platanitos; otro día cerdo agridulce y arroz con vegetales o un goulash espectacular con arroz blanco y tajadas, y así cada día llega con una propuesta distinta a excepción de los viernes, donde ofrecemos la cazuela de frijoles”.  

PizzaFest Cali, pídela y escoge la mejor pizza del festival

Finalmente cada uno de estos restaurantes representa a los establecimientos que se adaptaron e implementan ingredientes para que sus recetas les permitan permanecer en la mente de sus clientes y reactivar de manera paulatina al sector restaurador.