Guainía un destino de película

Guainía un destino de película

Guainía espera el abrazo turístico

Guainía un departamento en donde la selva, los ríos, la gastronomía y la historia hacen parte de los mayores atractivos turísticos.

Espera que con la difusión de la película ‘El abrazo de la serpiente’ la región entre a hacer parte de las ofertas turísticas de Colombia en el mundo.

Guainía un destino de película

Romelio Valencia Restrepo, pertenece a la comunidad Curripaco, es docente y espera que la película ‘El abrazo de la serpiente’ sirva para promocionar su departamento.

Con o sin premios el filme de Ciro Guerra le entrega a colonos e indígenas de este departamento el mejor de los regalos.

Colombianos y extranjeros fijen su mirada en una región en donde sus atardeceres tienen magia; sus ríos aventura y sus pobladores vivencias por compartir.

Las comunidades indígenas que aparecen en la película no son ficción, están en la cotidianidad de los guainianos e iniridenses que tienen el privilegio de conservar buena parte de sus raíces.

El nombre de Guainía traduce tierra de muchas aguas; este territorio desconocido para la mayoría de los colombianos parece que no tuviera límites o fronteras.

Territorio por descubrir

Guainía destino de película

En Guainía se puede apreciar la flor de Inírida, que es típica de África, y conocer los relatos ancestrales que hablan de la princesa Inírida que los acompaña desde los cerros.

Guainía tiene infinidad de destinos; los petroglifos (diseños simbólicos grabados en piedras) cuentan su historia, sus cerros Mavecure Pajarito y Mono vigilan la imponente selva, desde ellos se puede apreciar un paisaje único, en donde se funden el cielo y los ríos.

Sus aguas son multicolores, los diferentes tonos los dan sus ríos Isana, Inírida y Guaviare que desembocan en el Orinoco. También porque en buena parte de ellos se encuentran peces ornamentales y los delfines rosados, que aparecen en las corrientosas aguas.

Guainía es selva, sabana y montaña. Aventura, paz y magia. Un espacio compartido por indígenas y colonos que conviven en comunión con los ancestros.

Oferta de película

En uno de los pabellones de la Vitrina Turística Anato hay seis indígenas, llevan sus rostros y cuerpos pintados, tienen taparrabos, corona hechas con plumas y dicen que sus vestidos hacen parte de “ el ajuar de una ceremonia ritual que celebramos cuando una niña se convierte en mujer”.

Guainía un destino de película

En este grupo hay indígenas de las comunidades currupaca, tiparacuyo, tipano y cubeo.

No se trata de ‘Karamakate’, el chamán amazónico que conquista en la película ‘El abrazo de la serpiente’ (nominación al premio Oscar). 

Romelio Valencia Restrepo, pertenece a la comunidad Curripaco, y es el encargado de explicar los pormenores de su atuendo y el que lucen los alumnos del grupo de danza del colegio Los Libertadores.

“Los alumnos de este colegio reciben clases con énfasis etnoambiental, también aprenden a conocer de dónde venimos; es como decir que nos metimos en la película y seguimos trabajando porque conservemos todos el sentido de pertenencia de nuestro departamento”

Guainía es multiétnico y multicultural, “nos identificamos con nuestras comunidades. Cada estudiante conoce nuestras raíces. Resaltar, dar a conocer, mostrar todo lo que tenemos es una posibilidad que nos da el turismo”, dice el profesor Valencia.

Sus atuendos llaman la atención, están ligeros de ropa en una ciudad con temperaturas bajas como las de Bogotá.

“Nos vestimos así para representar el día en que nuestras niñas se convierten en mujeres; cuando a ellas les llega su primer período las encierran durante tres meses para que aprenda a tejer, a cocinar, a cuidar los niños, a ser respetuosas con su esposo, esa es la base principal de una mujer indígena”, explica el docente.

Guainía un destino de película

Las mujeres rayan la yuca brava, después de varias lavadas está lista la harina con la que realizan el mañoco y casabe, base de la comida indígena. Para refrescar en el clima tropical toman Yukuta bebida que hacen con el mañoco y combinan con algunas frutas de la región.

Mientras los hombres salen de pesca, en casa se quedan las mujeres ayudando en la transición de niña a mujer. Las mayores por ejemplo comparten los secretos de la comida ancestral.

En su grupo de danza hay indígenas de las comunidades currupaca, tiparacuyo, tipano y cubeo.

Romelio habla cuatro dialectos y como Karamakate se siente identificado con la película que muestra buena parte de Guainía (página del Departamento). “Aquí se filmó ‘El abrazo de la serpiente’, una película que está en blanco y negro y se convierte en una buena oportunidad para que las personas que la vean quieran venir a conocer, a color, toda esa inmensidad, todo esa riqueza natural y tradiciones que tenemos en nuestra región”.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Guainía un destino de película"

Leave a comment

Your email address will not be published.