Quemas de caña de azúcar atentan contra el ambiente y la calidad de vida

Quemas de caña de azúcar atentan contra el ambiente y la calidad de vida

La quema de caña de azúcar es una acción que afecta el ecosistema y el equilibrio biológico, sin importar que estas sean controladas o cumplan con las regulaciones establecidas. 

La quema afecta a los animales que habitan estos ecosistemas como son las aves, los insectos y también mamíferos que suelen encontrar en estos entornos, pero también afecta a los humano por la cantidad de humo y las cenizas  que emanan y podrían ser agentes de afecciones respiratorias o afectar severamente a quienes la padecen.

A la quema se le atribuye la perdida de materia orgánica, la generación de gases con efecto invernadero y alta contribución al calentamiento global.

El reporte que entrega la Corporación Autónoma del Valle del Cauca,  CVC, mantiene las alarmas prendidas,  51.86 hectáreas de caña fueron quemadas sin autorización y avanzan con la investigación para determinar los responsables y el impacto ambiental en un predio que cosecha caña para el Ingenio Incauca, responsable del cultivo ubicado en la vereda Cascajal del corregimiento de El Hormiguero de Cali.

Atención a las quemas de caña de azúcar

De acuerdo al seguimiento realizado por la CVC, establecen el incumplimiento a la Resolución 0100 0564 de 16 de septiembre del 2020, la cual instaura el control de quema de caña a cielo abierto en áreas rurales.

“Durante la visita realizada por nuestros técnicos pudimos verificar la quema de varias suertes, las cuales están ubicadas en la vereda Cascajal del corregimiento de El Hormiguero de Cali y suman un total de 51,86 hectáreas”, reveló Diego Luis Hurtado, director de la Regional Suroccidente de la CVC.

Hay que recordar que desde septiembre del año 2020 solo en el 30 % del área correspondiente a las 173.919 hectáreas sembradas en caña de azúcar en el Valle del Cauca se encuentra permitida para adelantar quemas controladas con fines de cosecha.  Esto gracias a una disposición de la CVC en concertación con Asocaña lo que aumentó de forma considerable la cosecha en verde en todo el territorio vallecaucano reduciendo las quemas, las emisiones, protegiendo los cascos urbanos y a la fauna silvestre.

Para recordar

Cali y su área de influencia no tiene permitido la quema de caña en ningún horario y en ninguna parte del Valle del Cauca se puede quemar caña después de las 9:00 pm.

Evitar la quema de caña de azúcar también contribuye a generar una cadena de valor, en donde se protege la vida de los habitantes ya que  está considerada como una práctica de alto riesgo,  porque es potencialmente incontrolable y puede afectar no solo a otras plantaciones sino a viviendas vecinas.
Si en el sector hay emprendimientos productivos diferentes a la caña también podrían verse afectados por el calor, el humo y las cenizas producidas.
A ello se le puede sumar que pone en riesgo a quienes transitan por las carreteras cercanas  porque limitan la visibilidad siendo agentes potenciales de accidentalidad.

Las razones para vigilar, investigar y sancionar son varias y diferentes.  

El anuncio de la investigación que  emprende la CVC permitirá establecer lo sucedido y determinar los responsables del hecho. “Seremos contundentes con estos eventos reincidentes que atentan contra el ambiente y la calidad de vida de los ciudadanos”, precisa Diego Luis Hurtado.

PUBLICIDAD