Cultivo de cacao en manos de jóvenes rurales

Cultivo de cacao en manos de jóvenes rurales
foto by elsol.com.ar

Por: UN – Unimedios

Generar nuevos productos a base de cacao –como champú, jabón, exfoliantes, aceite, manteca y licor de cacao–, promocionarlos por las redes sociales y crear tiendas propias para comercializarlos sin intermediarios, son algunas de las iniciativas que los jóvenes rurales plantean como alternativas productivas sostenibles de los paisajes cacaoteros del Valle del Cauca.

Este proyecto –que se adelanta en los municipios de Dagua, Candelaria y Tuluá– se basa en la construcción de escenarios participativos para que los jóvenes rurales evalúen las condiciones de su entorno, entendiendo cuál es el potencial de su territorio tanto en el ámbito socioeconómico como en el ecológico.

Ellos también están evaluando la conservación de los beneficios ecosistémicos que brinda el cultivo –como agua limpia, regulación del clima, fuentes de energía, alimento y polinización, entre otros– y la manera de contrarrestar los dis-servicios que se derivan de las malas prácticas asociadas con el manejo del territorio y del cultivo, entre ellos las enfermedades en animales y plantas, quemas, altas temperaturas, sequías e inundaciones.

“Son ellos quienes con sus conocimientos y saberes construyen; nosotros estamos de puente para plasmar unas ideas, pues cada joven da su opinión o conocimientos según su rol”, afirma la investigadora María del Carmen Moreno Ortegón, de la Maestría en Gestión y Desarrollo Rural de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira.

El grupo es variado e incluye jóvenes que están terminando el colegio, algunos que abandonaron sus estudios pero están dedicados a la producción de cacao, además de una estudiante de enfermería que colabora con el cultivo. En este momento participan nueve jóvenes rurales ( siete mujeres y dos hombres) de edades que oscilan entre 14 y 25 años.

En el municipio de Dagua los participantes son familiares de los productores miembros de la Asociación de Productores Campesinos de Cisneros (APCC), el 31 % de los cuales forman parte del programa de sustitución de cultivos de uso ilícito.

“El proyecto, basado en la valoración de los jóvenes rurales como agentes de transformación, asocia el concepto de juventud con resiliencia, esperanza, cambios y sueños. Ellos son los protagonistas, creando alternativas posibles en su relación con su entorno territorial”, afirma la investigadora.

Agrega que “a estos chicos se les ven las ganas de seguir en su territorio, quieren educarse pero no pierden el arraigo a su tierra y a su cultivo, buscan adquirir conocimiento para desarrollar actividades en él”.

En el municipio de Tuluá se está trabajando con la Asociación de Productores de Cacao del Centro del Valle (Producacao), y en Candelaria los cultivadores no están asociados. Cabe aclarar que los procesos en estos dos municipios se encuentran atrasados por la actual situación de pandemia.

Trabajo participativo

La metodología es totalmente participativa, ya que este intercambio resalta la importancia de los jóvenes rurales dentro de su entorno y se construye desde su conocimiento, de sus saberes y su rol en el proceso. Se han utilizado herramientas como árbol de problemas, árbol de soluciones, lluvia de ideas, entrevistas semiestructuradas, cartografías y mapa de actores, entre otros.

Entre los productos que se entregarán cuando se consoliden las actividades en las tres zonas del proyecto están aquellos desarrollados por los jóvenes a partir del cacao, con la idea de dar un valor al entorno y plasmarlo como denominación de origen de las alternativas que ellos generan desde su territorio.

Además, como producto documental se entregará la caracterización de la actividad cacaotera desarrollada en la zona de estudio con la participación de la juventud rural, la valoración de los servicios del ecosistema, junto con los escenarios y alternativas productivas planteadas alrededor del cacao.

Esta iniciativa forma parte del trabajo de maestría “Inclusión de la juventud rural en la valoración de servicios ecosistémicos presentes en paisajes cacaoteros en tres municipios del Valle del Cauca”, presentado por la zootecnista Moreno.

>>> Lea Chinchiná aporta a la revolución de los platos desechables

La investigación fue dirigida por la zootecnista Ángela María Londoño Motta, doctora en Agroecología, y codirigida por la bióloga Ana Milena Osorio García, magíster en Planificación Integrada del Desarrollo Rural.

Acerca de Bethsabe Castro 221 Articles
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional