El Hatico una historia de producción sostenible

Constantemente hasta El Hatico llegan estudiantes de colegios, investigadores y científicos a conocer esta reserva y sus avances.

A una hora de Cali, muy cerca del municipio de El Cerrito se encuentra la Reserva Natural El Hatico, un lugar que encierra magia, entrega y noticias positivas para el Valle del Cauca.

En medio de gigantescos samanes, palmas, árboles frutales, vacas, búfalos, ovejas y un sinnúmero de aves está la historia de una familia que cree en la naturaleza.

Comprometidos con aportarle a la región, el país y la humanidad alternativas que estén en sintonía con la protección y el cuidado del medio ambiente.

Hasta este paraíso vallecaucano no solo llegan niños de diferentes colegios de Cali que encuentran en este lugar un destino mágico.

Un lugar de encuentro de investigadores y científicos

En medio de árboles gigantes está la hacienda, esa casona ancestral que guarda un sinnúmero de historias, una de ellas la de la unidad.

Desde 1983 no han parado de recibir visitantes que van en busca de conocimiento.

Los más recientes  se van maravillados con una experiencia en donde el paisa tiene un alto contenido de compromiso con la ciencia y la investigación.

Ellos son visitantes de más de 40 países ubicados en los cinco continentes que llegaron a Cali y a El Hatico para conocer sobre la implementación de sistemas silvopastoriles intensivos.

A lo largo de este terreno no es extraño encontrar  grandes tanques de plástico, en ellos se almacena el agua lluvia que servirá para ‘remojar’ la tierra en tiempos de sequía. 

Arbustos, árboles frutales, palmas, pastos, ceibas gigantes comparten el mismo escenario con el ganado, todos tienen el mismo protagonismo. Escuchar a los visitantes expresando sus sentimientos de sorpresa por participar de este paraíso.

No, a los insecticidas , ni pesticidas

En este punto geográfico no se usan insecticidas, ni pesticidas. Desde esta reserva natural los vallecaucanos y colombianos comenzamos a escuchar hablar de caña de azúcar orgánica y recientemente de leche silvopastoril, una leche que viene con los benéficos de los ácidos grasos Omega 3, que por lo general se encuentran en pescados, nueces y semillas de lino y chía.

Y es que en El Hatico llevan más de dos décadas dedicados a la investigación y a la entrega de resultados de la mano de la tendencia orgánica. Desde el Valle del Cauca hoy se multiplica el modelo de los Sistemas Silvopastoriles Intensivos, ese sistema en donde se fusionan el uso del suelo, los pastos, los árboles, los animales, el ser humano para entregar lo mejor de sí y estar en armonía con la diversidad que se encuentra alrededor de ese entorno.

Curiosamente esta reserva natural es mucho más conocida en otros puntos geográficos del mundo que en el mismo Valle del Cauca.

El Hatico

El compromiso del cuidado del medio ambiente hace parte de la línea familiar, en esta cadena participan varias generaciones, los resultados alcanzados  con el acompañamiento de expertos como los que conforman el Cipav han logrado que hoy en diferentes latitudes conozcan la literatura técnica que desde El Hático se genera.

Uno de los avances más recientes tiene que ver con la leche y la carne que se produce y contiene Omega 3 “sin uso de biotecnología ni cosas sofisticadas  u organismos modificados  genéticamente, podemos llegar a obtener este tipo de productos” dice Carlos Hernando Molina Durán

Una dieta de suplementos estratégicos

Ellos descubrieron que manejando la dieta del ganado en donde no solo se alimentaban con forrajeros sino con suplementación estratégica donde juega papel importante las grasas, por ejemplo las provenientes de la palma africana.

Llevan 6 años haciendo este estudio “suplementábamos las vacas con 100 a 200 gramos de aceite de palma africana por día y encontramos que habían ácidos grasos insaturados que precisamente estaban favoreciendo la calidad de la leche para que esta sea mucho más asimilable y beneficiosa para la salud humana; por eso no podemos descalificar alimentos como la lecho o la carne etc. sin ver que hay posibilidades de producción  de calidad” dice Molina Durán.

Aunque todavía no existe el reconocimiento por parte de los industriales hacia este tipo de calidad de leche, desde El Hatico siguen trabajando para en un futuro no muy lejano certificar carne silvopastoril y leche silvopastoril.

Acerca de Bethsabe Castro 215 Articles
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.