Pañales ecológicos para bebés hechos en fibra de bambú

Pañales ecológicos para bebés hechos en fibra de bambú

En Colombia  cada temporada de lluvias enciende las alarmas por las inundaciones, la mayoría de ellas, asociadas a toneladas de basuras que diariamente se acumulan en canales de aguas y lotes que son convertidos en basureros recónditos.  En medio de tantos desperdicios se encuentran los pañales desechables, que si bien agilizan muchas tareas de las madres modernas, están generando un impacto negativo y  contaminante en el ambiente.

Estudios revelan que los pañales desechables tardan un promedio de 100 años en degradarse. Encontrar alternativas menos contaminantes y también económicas, una tarea que hace eco en diferentes lugares del mundo, incluido Colombia.

Idea ecológica

Según datos de la Superintendencia de Industria y Comercio en Colombia hay más de 2 millones de bebés, menores de 2 años, que  usan pañales desechables.

Esos pequeños consumen más de 1.088 millones de unidades de pañales al año, pañales que tienen un costo superior a los 560 mil millones de pesos. Lo que equivale a un promedio entre 234 mil y 960 mil pesos al año, dependiendo del estrato social en el que se encuentren y la cantidad de pañales que consumen.

Katherine Correa, madre antioqueña,  cuenta que hace 5 años tuvo a su primer hijo “y me di cuenta la cantidad de pañales desechables que yo sacaba a diario a la basura. Empecé a hacer cuentas, y un bebé recién nacido se puede estar gastando 12 pañales diarios en los primeros meses”.

El tema ambiental le comenzó a generar inconformidad, buscó cómo reemplazar los desechables, exploró ideas, volvió a los inicios de su mamá. Buscó una tela que fuera impermeable, “encontré una que es fibra de carbono de bambú, una tela de fibras naturales que protege la piel del bebé y  es mucho mejor que el algodón. Ahí estaba cubriendo la parte ambiental”, confiesa la emprendedora.

Dice que hizo el ejercicio, contabilizó cuántos pañales desechables puede consumir un bebé desde su nacimiento hasta los tres años de edad, “y  me di cuenta que puede gastar hasta 7 mil pañales, y cada uno tarda como 500 años en degradarse, ahí nace la idea de crear pañales ecológicos para Colombia”

Ecología y economía

Investigó, indagó e innovó al crear  Ókolo en el 2016, su marca de pañales ecológicos. Desde la creación de la marca ha vendido más de 40 mil unidades y afirma que con ellos ha invitado a  ahorrar muchos ceros a los padres de familias en el país.

“Mi bebé nació prematuro, tenía la piel demasiada delicada y con estos pañales no tenía que aplicarle crema antipañalitis y por ende empecé a ahorrar dinero porque los pañales que creamos eran reutilizables”.

Pañales ecológicos para bebés hechos en fibra de bambú

La historia de los pañales ecológicos no es nueva, se ha visto en varios países pero en su emprendimiento Katherine  revisó todo lo que había en el mercado. “Exploré qué telas usaban y comencé a hacer mejoras. Por ejemplo el pañal se usa con un inserto absorbente, hay unos que los venden con insertos muy delgados entonces realmente una orinada de una hora no te aguantaba entonces se tenía que estar reemplazando bastante. Nosotros empezamos a innovar en esta parte, somos los únicos que hacemos el inserto de 7 capas de telas, que tiene como una función de un pañal desechable”.

Además han aplicado otras innovaciones, usan filtros de bambú para los sólidos. Usan “unas hojitas biodegradables descartables, pero también generamos otro pañito que es reutilizable, entonces los padres pueden tener dos alternativas”.

Pañales ajustables

Entraron en el mercado en 2016, han logrado vender más de 40.000 unidades de su producto en estos años. Tienen la meta de seguir creciendo y uno de sus plus es que sus pañales se ajustan de largo y ancho y se pueden usar desde el primer día de nacido hasta los tres años.  

Tienen más de 60 diseños, variedad de colores. Katherine dice que el mantenimiento de los pañales es muy fácil, porque el pañal de tela se convierte en una prenda más, “se puede lavar en jabón líquido o en polvo; ideal no usar jabón en barra ni suavizante porque son hechos a base de grasa y eso empieza como a impermeabilizar la tela. También es bueno dejarlos en remojo con vinagre blanco que es un desinfectante natural o con marcas que son biodegradables y eliminan las bacterias que causan el mal olor del amoniaco de los fluidos naturales”.

Han tenido muy buena acogida, más de 3300 familias en Colombia usan sus pañales. “Vendemos en las principales ciudades, Bogotá, Medellín y Cali, sin embargo han a lugares tan lejanos como Guajira o San Andrés y  llegado a municipios que ni siquiera conocíamos como a Salónica. Sabemos que a la fecha se han dejado de botar 20 millones de pañales desechables que ya es una cifra considerable para el medio ambiente”.

Sabe que es difícil emprender, pero la perseverancia ha sido parte del éxito de su marca. “Tenemos 5 años en el mercado pero sabemos que estamos haciendo algo importante para las familias y para el ambiente”.

>>> Lea Chaquetas tejidas a mano rescatan sabiduría ancestral

Generan ocho empleos directos y un sinnúmero de indirectos. Están listos para seguir creciendo y garantizando que con “12 pañales ecológicos pueden  reemplazar los 7 mil desechables que usarían los bebés hasta sus 3 años, entonces están ahorrando mucho dinero porque están invirtiendo solo el 16% de ese gasto de 3 años”.

Okolo nació como una empresa que tiene todos los permisos de funcionamiento; que es sustentable con el ambiente y saludable porque están libres de químicos.  

Acerca de Bethsabe Castro 227 Articles
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional