Prohibir el plástico de un solo uso no es una alternativa

Prohibir el plástico de un solo uso no es una alternativa

El debate sobre el uso del plástico cada vez atrae a más sectores interesados. Cali no ha sido ajena y cada vez suma más voces interesadas que apoyan a ponentes de la ley de Prohibición de plástico de un solo uso.

Para la industria del plástico, las empresas recicladoras y los cientos de recicladores del país la opción de prohibir el plástico de un solo uso no es una alternativa, ellos consideran que si se recicla hay posibilidades de mejorar.

Los diferentes sectores buscan pros y contras. Revisan el punto ambiental pero también hablan de impactos en lo social y lo económico para quienes producen y reciclan.

Unir posiciones, articular diferentes frentes y generar acuerdos hace parte del objetivo de las audiencias públicas en diferentes ciudades colombianas, en donde el plástico es tema del día y de la agenda.

“El camino es articular toda la cadena desde el consumidor, el reciclador, el transformador y luego la empresa de bebidas que es la que utiliza otra vez la botella PET, un material reciclable una y otra vez, con los cual se impide la producción de menos botellas con resina virgen que implica más recursos y perjuicios para el medio ambiente”, aseguró John Henry Villamizar, Country Manager de Apropet, firma especializada en el reciclaje con sede en Bogotá.

Educación para el consumo

Desde Apropet afirman que educar en reciclaje se puede convertir en una alternativa que no sólo invita al reciclar sino a reusar y trasformar el plástico en el país.

Según John Henry Villamizar, hay falencias que están marcadas desde los gobiernos centrales. «Buscamos que más allá de la prohibición se incentive esta práctica para que desde las normas nos apoyen y den la posibilidad de subir las tasas de acopio, de material para reciclar. Eso es urgente».

Además advirtió que Colombia está muy atrasada si se compara con otros países que tienen la cultura del reciclaje. Villamizar aseguró que de cada 10 botellas que se producen en el país, solo se recicla el 2.5 de ellas.

La protección del ambiente debería ser una responsabilidad de todos, el compromiso debería ser de parte y parte. De los productores, de los consumidores, de los recicladores, de los transformadores del plástico.

La cadena está rota, si bien se afirma que productores de bebidas están interesados en utilizar resina reciclada, que los transformadores están recogiendo material y que los recicladores juegan un papel clave, todavía el consumidor no está en la sintonía a la hora de utilizar productos plásticos.

Educar para cuidar

El primer paso es saber en cómo reciclar, las bolsas negras son para disponer residuos no reciclados como son los desechos de comida. Las bolsas blancas son para poner los reciclables, como el papel, el cartón.

Cuando se hace separación se facilita la labor del reciclador y se genera impacto en la tasa de reciclaje, además de mitigarse el impacto en el ambiente.

Villamizar aseguró que desde Apropet se adelanta una campaña para que el consumidor entienda cómo se debe hacer el reciclaje.

Aprenda a optimizar el plástico, es tiempo de reciclar

«Esperamos que el Congreso nos ayude a involucrar leyes estatales que dirijan en un solo sentido los esfuerzos que se pueden hacer al respecto”.

Racionalizar el consumo del plástico de un solo uso, es vital. La reutilización es ideal; el aprender a reciclar es comenzar ese camino circular.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional