Inclusión, camino para la transformación de la sociedad

La moda está relacionada con la historia, la economía, las tendencias de lo que se usa y también con aspectos culturales, sociales y políticos.

Colores, texturas, formas están a la orden del día para contar historias donde la balanza no sólo se inclina hacia el aspecto estético sino al incluyente, mostrando identidad y el reflejo de un tejido social que rescata la participación de diferentes comunidades, entre ellos indígena, negra, Lgbti, con personas con discapacidad, tallas grandes, entre otras.

Durante cuatro años el Valle del Cauca ha trabajado desde el plan de desarrollo, por visualizar a un departamento diverso, multicultural y pluriétnico.

La inclusión, una bandera que desde el trabajo articulado entre la gestora social, Jimena Toro, y los diseñadores vallecaucanos abrió un camino  en donde se resalta creatividad, tendencia e identidad.

La moda en el Valle del Cauca, durante cuatro años consecutivos, rompió parámetros al mostrar que hombres y mujeres, sin importar la apariencia física, las capacidades motoras o cognitivas; la raza, el estrato, la altura o el peso  podían hacer parte de pasarelas como las que se realizan en Milán, París o Nueva York.

Samanta una joven de 20 años, con síndrome Down, estuvo en las cuatro pasarelas luciendo prendas de reconocidos diseñadores, en la misma pasarela estaba un militar que perdió su pierna izquierda por una mina antipersona;  un niño de cuatro años con huesos de cristal; una mujer de cabello blanco que da cuenta de sus 70 años o una niña de 10, que lucha para ganar la pelea contra el cáncer.

Modelos con prótesis, en silla de ruedas, modelos trans compartiendo escenario con modelos convencionales, conectaron a los asistentes que no dejaron de aplaudirles en cada una de las salidas.

Pasarela de Inclusión

Además, la actriz y diseñadora Pamela Bocanegra, quien es trans, presentó una colección con un mensaje que buscaba reinvicar a la comunidad transgénero, su propuesta en diferentes tonalidades del gris como una forma de protestar contra el bulling que viven.

A esta pasarela se sumó la del bugueño Diego Morales quien ofreció un show con diseños de alta costura pensados desde el arte, desde el teatro. En esta propuesta destacó a modelos trans, excéntricos quienes brindaron una puesta en escena que destacó el trabajo que desde el departamento se ha aportado a la televisión y el teatro nacional.

En otras  salidas, por ejemplo se apreció la propuesta de Carlos Armando Buitrago, quien mostró una línea de kimonos, rindiendo un homenaje a esos japoneses que llegaron al departamento y se asentaron en la región de Palmira, aportándole a la agricultura de la región. Dos de sus modelos contaron historias que tenían como finalidad mostrar, a partir del glamour, resiliencia, reinvención y superación.

La modelo, deportistas y estudiante de sociología Vicky Monroy  a quien desde los dos años se le descubrió un desorden genético que produce malformación en sus extremidades manifestó que solamente en el Valle del Cauca se está haciendo una propuesta que incluye a minorías. “En Bogotá eso no se ve, estoy agradecida con el Valle por la oportunidad que nos brinda”, manifestó

Periodistas de diferentes medios de comunicación manifestaron emoción por conocer historias de modelos no convencionales  y las oportunidades que se abren para cada uno de ellos. También valoraron las creaciones de cada uno de los diseñadores.

Cuatro años de propuestas que mostraron el Valle del Cauca, los diseñadores reconocidos, los nuevos creadores, los modelos no convencionales, los de sillas de ruedas, los de aspecto andrógino, los pasados de kilitos continuarán escribiendo esta historia de inclusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solar Decathlon 2019
Conoce toda la información del Solar Decathlon 2019 AQUÍ