Black VelVet encanta en el Marriott

Black VelVet encanta en el Marriott
Black VelVet encanta en el Marriott

Black VelVet la banda que sorprende con sus sonidos en las noches de los jueves a los visitantes del hotel Marriott

Black VelVet una banda que rompe esquemas

Una silla Isabelina acompaña el set. Ahí están el barranquillero,  baterista y director de la banda Jan Martens; Felipe Medina en el contrabajo; Jorge Porras en el piano y Vanessa Manzano en la voz.

Ella está peinada y vestida al estilo de los años 40,  tela ligera,  cintura ajustada y una voz excelente que hace voltear cabezas y no perder interpretación.

La década de los 40, contrastante por los días de la II Guerra Mundial, también dejó un movimiento musical que la banda Black Velvet desea rescatar y traer a las noches caleñas.

Ellos están cada jueves en el hotel Marriott, en las noches del restaurante Tanoshii Lounge, son los encargados de romper esquema y de ofrecer otros sonidos, esos que se escuchan en las grandes ciudades del mundo.

Black VelVet encanta en el Marriott

Vanessa Manzano no sólo es cantante, también una trompetista que comienza a sorprender en los escenarios caleños.

Jan Martens, baterista de Andrés Cepeda, cuenta que Black VelVet surgió de la necesidad de abrir el espectro musical en la capital del Valle del Cauca. “Soy barranquillero, viví desde el 81 hasta el 2000 en Cali,  luego me fui a Bogotá por 15 años y siempre digo que la capital es la capital porque uno encuentra una oferta musical y cultural muy variada y muy completa; me devuelvo para Cali, después de vincularme con Andrés Cepeda y ahora estoy tratando de formar formatos diferentes, eso es lo que estamos haciendo, creando”.

Dice el baterista que “tiré el anzuelo”  y se encontró con un grupo de talentosos músicos que también sueñan con sonidos diferentes y que muestran a una generación estudiosa, creativa y comprometida.

Es así como a Black VelVet llega Felipe Medina, contrabajista que ha estudiado en Argentina, Brasil y Colombia, quien también es músico sinfónico. Jorge porras, compositor y pianista que después de estudiar y trabajar durante 8 años música en Alemania volvió a la ciudad con muchas ideas  y Vanessa Manzano, cantante y trompetista, estudiante de música  del Instituto Popular de Cultura.

“Llegamos con un concepto diferente en donde la onda vintage, con un repertorio moderno rompe esquemas”, dice Jan Martens

Jazz, latin jazz y otros sonidos aparecen en escena, tonos suaves y una sección rítmica y ligera los acercan con públicos que buscan buenos sonidos.

La revelación

Todos en el grupo son talentosos músicos, pero la voz y puesta en escena de Vanessa Manzano supera las expectativas. Canta en perfecto inglés, tiene un tema en portugués y dice que le va muy bien también con el italiano.

En medio de una de las canciones los espectadores se sorprenden al ver que no sólo canta sino que interpreta también la trompeta.

Su voz es fresca, en escena convence con su papel no solo de cantante sino como intérprete de cada una de sus canciones. A sus 23 años tiene claro que lo que desea hacer es música y está trabajando para lograrlo

Vanessa empezó a estudiar en Univalle, luego se fue para el IPC en donde ha encontrado un cúmulo de enseñanzas.  Agrega que “trabajo en el concepto del look, yo mando a hacer los vestidos, pienso en el peinado, me transportó a otras décadas y me gusta meterme en ese personaje que llega con la música”.

Ha sido alumna de Jhon Zapata y Liliana Montes, “dos de los mejores del país en técnica vocal, en canto; en la trompeta he aprendido Diego Giraldo, un señor maestro”.

Es Vanessa un ingrediente importante en este traje musical que ofrece Black VelVet los jueves en el hotel Marriott.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Black VelVet encanta en el Marriott"

Leave a comment

Your email address will not be published.