Cali un pueblo con corazón timbero

Cali un pueblo con corazón timbero

El barrio caleño es goce, alegría y festejo. Y así quedó evidenciado en el marco de la Feria de Cali donde la descarga de algunos de los mejores exponentes aun retumba en la Unidad Deportiva Mariano Ramos, donde la Gran Verbena Salsera del Oriente, mostró lo que se escucha en las calles de la ciudad, en las calles del Pacífico colombiano.
Se formó la timba, el frenesí contagió a los habitantes del oriente de Cali y a los visitantes que madrugaron a buscar un lugar privilegiado para ver a los Van Van, Pedro Calvo y Mayito Rivera exponentes de los clásicos de la orquesta de timba cubana

También fue el espacio para escuchar a Francisco Rosado Rosario, con su proyecto musical Pirulo y La Tribu, exponentes de Puerto Rico que están en el corazón caleño. La representación local estuvo en un músico que ha dado pasos seguros y construido una marca que cada vez tiene más respeto por su propuesta y sonoridad, Mauro Castillo sorprendió con sus sonidos innovadores y esa formación que le permite tener una revolución rítmica cargada de sonoridad internacional.

Sonidos afrocubanos

Muévanse muchachos, pero muévanse con ganas / Muévanse sabroso pero escuchen la campana / Y que sigue el movimiento cogido de las manos / Dime si te gusta lo que está tocando el piano / Bailen bien, aquí el que baila gana / Pa’ que vuelvan la próxima semana
Pero bailen bien, aquí el que baila gana / Muevan la cintura pero muévanla hasta abajo
Dime si te gusta lo que está tocando el bajo…”

La sonoridad de Los Van Van contagió a un público estaba arriba después de escuchar a Pirulo y la Tribu y el caleño Mauro Castillo.

Samuel Formell, en la batería, más que conectado con el público de Cali demostró porqué lleva ese legado rítmico que le ha permitido aprender y aportar por más de 25 años la esencia de los timbales y los drums. Su presentación, sin lugar a dudas es un complemento fundamental en la propuesta de Los Van Van, esa que tiene una carga grande de jazz y sonidos de rock al servicio de la salsa porque tiene sonidos innovadores y una energía contagiosa y con cadencia.  

Durante más de una hora esta agrupación mantuvo arriba los ánimos de los rumberos que no pararon de acompañar los coros, de moverse y de bailar como señal de conexión ‘vanvanera’.

Cali una cuna timbera

Temas como ‘Este amor que se muere’, ‘Después de todo’, ‘Aquí el que baila gana’ entre otros éxitos acompañaron este gran concierto que muestra ese formato en donde batería, piano eléctrico, bajo, saxos, trompetas y trombones siguen conquistando el corazón de los salseros.

De Puerto Rico llegó Francisco Rosado Rosario, ‘Pirulo y la  tribu’ a Cali una ciudad que lo ha visto crecer y que consume su propuesta de timba en donde hay una buena carga urbana, de  jerga juvenil, sin perder la esencia y el respeto por la salsa cubana, que le ha servido de inspiración al escuchar a Irakere y Los Van Van.  

La timba cubana llegó para quedarse, conecta al músico y al bailador. Y si bien en las estaciones radiales tradicionales no suenan temas como los de Mauro Castillo, Richie Valdés, la 16 Orquesta o Son 21 en las calles se han apropiado de esos sonidos, los bailan, los disfrutan y  le han dado un lugar privilegiado que marca tendencias.

Puedes leer La Mambanegra: Un viaje por la salsa independiente

La timba también ha influenciado a los colombianos por eso ver en escena a Mauro Castillo es encontrar renovación, sonidos propios y una propuesta internacional que es genuina, invita a bailar y a la diversión.

Castillo, nacido en el barrio Siloé, tiene formación profesional como músico; participó del Grupo Niche y no ha parado de proponer como solista, abre la puerta para otros músicos vallecaucanos dejando en alto que se puede hacer música y vivir de ella. Llegan también los sonidos de la Orquesta Son 21, un proyecto del oriente caleño, que tiene en Cuba, Puerto Rico, Nueva York inspiración salsera y en la timba cubana ese nuevo color que busca sumar a lo que ya han hecho otros grandes como Isaac Delgado, Mayito Rivera, Juan Formell, David Calzado y el dueño de la Timba José Luis Cortés – NG La Banda

En el Mariano Ramos, como en los barrios del oriente, suena la  tumbadora, el timbal, el güiro y la campana, como un llamado rumbero, en donde la descarga de percusión, suman a la timba cubana con el golpe de alegría y cadencia