Lebrón Brothers 50 años de salsa dura

Lebrón Brothers vuelve a grabar Mala Suerte y sigue apostándole a la salsa de golpe

Es 18 de febrero, José, Ángel, Carlos y Frank, los Hermanos Lebrón (o Lebrón Brothers)  y Virgilio Hurtado entran y salen del estudio. Saludan, sonríen, conversan, vuelven a sus instrumentos. Es un día especial, presentarán los nuevos arreglos de Mala Suerte, la primera canción que cantaron en español y que hizo parte del álbum Psychodelic goes latin que se publicó en 1967.

“Durante todo el 2016 estaremos grabando una canción al mes, algunas serán inéditas, otras de las que ya hicimos”, sentencia el conguero Frank Lebrón.

Aunque Pablo falleció en el 2010 sigue siendo luz para sus hermanos y cada tema y presentación tiene un homenaje para quien los invitó a pasearse por la música latina. Su ausencia la siguen llorando.

Desde la primera vez que se presentaron en Cali, en la década de los 80, hasta la fecha la conexión ha sido total. Discotecas, plaza de toros y estadio han sido escenarios en donde reciben el apoyo de un público que los ama y respeta.

Salsa y control es lo que tienen los Hermanos Lebrón y lo ratifican a largo de 50 años de vida artística.

Son privilegiados porque su sonido es único, tienen la influencia de la música negra, del blus, también los sonidos del jazz y de Joe Cuba, un hombre que inspiró su historia.

Lebrón

Frank Lebrón desde hace más de una década se radicó en Cali, está casado con una caleña y tiene una niña.

La Temperatura se ha mantenido constante, tienen un chip que los deja reinventarse, conquistar diferentes generaciones y marcar cinco décadas de éxitos.

Recuerdan que su primera presentación como agrupación salsera fue su prueba de fuego, compartieron escenario con artistas como Tito Puente, Richie Ray, Joe Cuba y Ray Barreto. Ahí no hubo Mala suerte, al contrario recibieron todo el apoyo de los grandes.

Mala suerte fue idea de Frank, a él le gustaba. 50 años después me siento mejor interpretándola”, dice José Lebrón, pianista y compositor.

lebrón

Ángel es el director, bajista, arreglista y corista. Antes de hacer parte de la agrupación tenía un grupo de blus.

Confiesa José que fue la primera canción a la que le hizo arreglos, “en esa época no sabía mucho, quede como incomodo, en esta versión los arreglos son más sólidos. Está hecha a nuestro paso y con la experiencia que tenemos ahora”.

Una historia musical

Desde sus inicios los hermanos Lebrón han dejado claro que Sin negro no hay guaguancó. Lograron marcar la diferencia, ser originales y llevar los sonidos que un día descubrieron de la mano de Pablo Lebrón, antes estaban metidos en el funky blues, después llegaría ese llamado en el que la salsa les decía Yo soy lo que necesitabas.

Están listos para celebrar las bodas de oro, y lo hacen de la mejor manera. Crecieron en un hogar en donde la música fue alimento. “En mi casa desayunábamos, por ejemplo, escuchando los boleros que le gustaban a mamá”, expresa Carlos Lebrón.

Los hermanos Lebrón iniciaron sus carreras profesional siendo niños, la unión y la amistad los consolida como agrupación. José se quedó en el piano; Ángel en como bajista, director, arreglista y corista. Carlos está en el bongo, la campana, es cantante y compositor. Frank sigue demostrando que las congas fue su mejor elección.

En la agrupación también está el caleño Virgilio Hurtado, parece que por su sangre corriera también el ADN Lebrón. “Cuando Pablo falleció y empezamos a buscar un cantante, llegó Virgilio. No solo se parecía a él, también se movía como él, parece que tiene un espíritu que le quiere pagar a Pablo” dice Frank.

Identidad Lebrón

José nunca quiso copiar nada de los otros grupos que sonaban, “quería una identidad propia y siempre tuvo razón” dice Carlos, después de entonar un bolero que le compuso a su mamá.

Lebron

Carlos Lebron sigue siendo un enamorado del bolero, algunas de sus composiciones van por ese género.

Afirma que la salsa y bolero siempre han estado de la mano, “en mi carro escucho boleros, representan mi juventud, mi crianza”, por eso están presentes Vicentico Valdés, Santos Colón, Rolando la Serie “y por su puesto Pablo”

Carlos Lebrón es enfático al afirmar que en los salseros de hoy, “hay mucho talento y poca imaginación. No están creando, no muestran algo que sea bueno y uno piensa con tanto talento no me dan lo que yo quiero”.

Pareciera que la salsa está en Agonía, y que los Hermanos Lebrón están diciendo Cuídala, si me permite hay tiempo de no llorar 10 lágrimas porque Lo tuyo llegará.

La salsa de hoy

Para muchos la salsa no ha evolucionado, los sonidos se quedaron en un estado de recicle y cero propuestas. Los Hermanos Lebrón son una leyenda viviente y con reingeniería.

“Es triste, eso que llaman salsa yo le digo ‘salsa masca chicle’. No estoy hablando de los artistas sino de la gente que cree que sabe y se auto llama salsera pero no saben que el cantante salsero es ese sonero, el que te improvisa, entra a una presentación y lo que sienta con la gente es lo que canta. Es un arte que se ha perdido”, dice José Lebrón.

Agrega que si a un cantante le cambian la canción, seguramente no sabrá que hacer, “la salsa de hoy se escucha como una salsa aguada, no tiene el sentido del alma, ojalá la salsa dura sobreviva”, augura José Lebrón.

Colombia territorio musical

lebron1

José Lebron siempre está en la búsqueda de sonidos nuevos, originales.

Cali y Colombia los han acogido desde su primera presentación. Frank se radicó desde hace más de una década en la capital vallecaucana y sus tres hermanos son frecuentes visitantes.

“Hemos hecho algunas presentaciones en diferentes ciudades y sabemos que el colombiano puede escuchar un vallenato, un pasodoble y una salsa, es curioso pero real, el colombiano consume de todo, siempre que sea bueno”, manifiesta José Lebrón.

Llevan cinco décadas vigentes y son claros en afirmar que el éxito lo deben a ser originales y a que el público los ha respaldado siempre. Llegamos “cuando sacamos una canción la radio la toca inmediatamente, gracias a Dios la gente sigue pidiendo nuestra música”, agrega José Lebrón.

Con Pena y dolor seguirán llevando buena melodía; en sus ojos aparecerán esos rastros de nostalgia cuando entonen Regresa a mi, pero ya saben que este recorrido les permite hacer lo que deseen porque atrás quedaron los días en los que “nosotros no mezclábamos, lo hacía la Fania y no por echarle la culpa a ellos pero de lo que se mezcló a lo que salió, no fue lo mismo. Vamos a entrar a grabarlo nuevamente y no nos cuesta mucho porque contamos con la experiencia que tienen los muchachos”, dice Frank Lebrón.

Será el tiempo de escuchar todo lo que han hecho, la variedad musical que tienen para proponer con temas como Mírame y Qué haces aquí. “José siempre ha tenido ideas, pero había el miedo porque Fania decía no, no se puede; siempre tuvimos el miedo de no hacerlo o de hacerlo con miedo. Ahora nos estamos desquitando, hacemos lo que queremos y seguimos marcando ese sonido diferente”.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Lebrón Brothers 50 años de salsa dura"

Leave a comment

Your email address will not be published.