Martina la Peligrosa, más que champeta

Martina  suena a champeta y está de moda

No es top model, pero está en la pasarela. Sus 1.56 de estatura compiten contra los 1.80 de Carolina Cruz.

Las dos tienen sus redes sociales a reventar y en los eventos son las más  perseguidas para un autógrafo o una fotografía.

Martina está con su banda ‘La Peligrosa’, este concierto es diferente a todos los demás.

Esta vez han sido invitados a ser la banda sonara de un desfile de modas organizado por Marketing Personal.

En pasarela están Carolina Cruz, Catalina Robayo y 20 modelos más que tienen como misión presentar la pasarela el ‘Denim se reinventa’, pero los asistentes a las antiguas bodegas del ferrocarril de Antioquia poco se fijan en los detalles, las tendencias o los materiales. Todos están concentrados en el show de Martina ‘La Peligrosa’.

“..Es fría la noche te puedes quedar / el calor que yo quiero tú me lo puedes dar/  ya sé por mi vida te quieres pasar / me lo dice tu mirar…”  va cantando esta artista cordobesa mientras las modelos aparecen y desaparecen de la escena.

Quién es ‘La Peligrosa’

Mientras ella baila, canta, sonríe y contagia al público con su buena energía hay quienes se preguntan quién es, de dónde salió.

Si bien es cierto que no inventó la champeta, en el último año ha logrado que se ponga en boca de todo el mundo.

Martina ‘La Peligrosa’, como le puso su abuelo, después de ser corista de artistas como Alberto Plaza, Carlos Vives y Roxana, de navegar por el pop y el rock; de soñar con ser la Britney Spears latina encontró en sus raíces cordobesas ese no sé qué que hoy encanta a grandes y chicos.

Aunque tiene detractores que no entienden qué canta o a quienes su propuesta musical les parece insípida, ella en cada escenario se defiende como pez en el agua y al cantar ‘La peligrosa’ parece dirigirse a cada uno de los que en algún momento la han querido criticar.

Canta con gracia, se mueve por el escenario y su público se deja seducir por ese “… me dijeron que te tiemblan las piernas cuando me ves pasar / que la boca nunca mas se te cierra cuando empiezo a bailar / pero ven y te digo una cosa conmigo no vengas a jugar / por algo me dicen la peligrosa a mi no me vas a enredar…”.

Martina la Peligrosa escogió la champeta, ritmo caribeño de influencia africana, que le permite gozar a su antojo.

Reina de redes  

Esta joven que anda cerca de los 30, encontró en las redes sociales el camino al éxito. Ese mismo que le ha permitido compartir su pasión por la música, por el Fandango, Porro y por supuesto por la Champeta.

En Facebook, Twitter, Instagram y YouTube ha encontrado la plataforma perfecta que le permite estar en contacto con sus fans.

También que su propuesta musical sea viral sin necesidad de que suene en la radio.

Sus seguidores conocen su gusto, sentido del humor, carcajadas, canciones.  Podría decirse que son sus amigos aunque nunca hayan cruzado palabra.

Martina se abre paso en un género que es dominado por los hombres. Su naturalidad y versatilidad va dejando claro que hace lo que le gusta y como le gusta.

Aunque para algunos su nombre es nuevo, esta artista inició su carrera artística siendo una niña que nació y creció en una familia musical.

Su nombre está ligado a la champeta, moda, las redes sociales y tendencias. Aunque no es una top model, ella está en la pasarela con sus 1.56 centímetros de estatura y un derroche de música y baile que acompaña la propuesta de moda de Marketing Personal.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Martina la Peligrosa, más que champeta"

Leave a comment

Your email address will not be published.