«Nadie es eterno en el mundo»: Darío Gómez

"Nadie es eterno en el mundo": Darío Gómez

“Cuando ustedes me estén despidiendo
Con el ultimo adiós de este mundo
No me lloren que nadie es eterno
Nadie vuelve del sueño profundo…”


Así es el coro de una de las canciones más sonadas, cantadas y recordadas de Darío Gómez. La misma con la que él deseaba fuera entonada al momento de su partida.

El ‘Rey del despecho’, como fue bautizado en Cali, falleció en la noche de este 26 de julio en Medellín. Su corazón le jugó una mala pasada y ratificó que “Nadie es eterno en el mundo ni teniendo un corazón que tanto siente y suspira por la vida y el amor”.

Darío de Jesús Gómez Zapata falleció a los 71 años de edad. Más de la mitad de ellos dedicadas a la composición y la interpretación de canciones aguardienteras que hacen parte del repertorio de la música popular en Colombia.

‘El rey del despecho’ era un hombre sencillo y tímido que al subir a tarima se transformaba y conectaba con su público. En su trayectoria artística, de más de 45 años, conquistó a varias generaciones e inspiró a otros para que siguieran su camino.

Le cantó al despecho ese que produce el desamor de una pareja, la pérdida de un ser querido. «Y si te fuiste muy lejos, perdida en la lejanía, te busco hasta que te encuentre o me mate la agonía. ¿O te cansó mi presencia? Óyeme, ángel perdido ¡Quítame ya la existencia, pero no me des olvido!». ‘Ángel perdido’ inspirado en Rosangela, su hermana.

‘Daniela’, fue otra canción inspirada en su dolor. En ella está plasmada la violencia del país. Se la compuso a su hija quien falleció en Medellín impactada por una bala perdida. Una pelea de pandillas lo dejó sin su hija y con una nieta a quien ayudó a criar.


Un poco de historia

San Jerónimo, Antioquia, lo vio nacer y abrirse paso entre diferentes oficios antes de saltar al éxito y la popularidad. Con su particular tono de voz no solo acompañó a quienes tenían un desamor, también encontró una manera de expresar momentos dolorosos de su vida.

El rey del despecho tenía un tono de voz particular. Escribía sus canciones, la mayoría de veces inspirado en lo que pasaba en su vida o esas historias de personas muy cercanas.
Fue un hombre perseverante, creía en el género que interpretaba, hacía su propia promoción y fue visionario fundó el sello musical ‘DAGO’, que le sirvió de autopromoción y desde donde apoyó a artistas emergentes que hoy lo reconocen como “el papá y pionero de este género”.

ARTÍCULO RELACIONADO


Trabajador incansable

Inició en ‘Los Legendarios’, grupo en donde compartía escenario con Heriberto Gómez, su hermano.
Tiene millones de seguidores y hasta quienes no gustan de este género musical reconocen que alguna vez lo han escuchado. Es reconocido como el más grande exponente de la música popular.

Se arriesgó a hacer el cover a I Will Survive de Gloria Gaynor con ‘Sobreviviré’. Quiso ser único en sus relaciones amorosas y por eso escribió ‘Entre comillas’ …»No quiero ser en tu vida ese amor entre comillas, que lo tengas por si acaso, que ayer hizo mucha falta y ya hoy sobró. Siempre quise ser el único de ti, como el héroe tan solo de tu amor».

Quienes están lejos de sus hogares porque se encuentran en otros países o están privados de la libertad encontraron una forma de expresar sus sentimientos cuando interpretaba “…Comprendan que la Navidad es una fiesta, donde la gente está llena de alegría. En cambio yo solo estoy lleno de tristeza. Y por eso esta Navidad no es mía».


No dejó su acento paisa, esa voz de arriero y para algunos una voz aguardientera, que acompañó propuestas musicales en donde también se atrevió a usar instrumentos como acordeón, violín, tiple y trompeta entregando un sonido diferente… y llevándolo a ser indiscutiblemente ‘El Rey del Despecho

PUBLICIDAD