Romain Malagnoux y su travesía sonora

Romain Malagnoux músico enamorado de sonoridad colombiana

Romain Malagnoux salió de Francia buscando sonidos; llegó a Canadá que ha sido su país base desde hace una década y su búsqueda lo lleva a tener una conexión en donde las fronteras son solamente imaginarias.

En Quebec, la ciudad donde está radicado, este músico, compositor y cantante comenzó a darle rienda suelta a sus sueños y proyectos musicales.

Era un rockero al que la línea musical le ha ido cambiando.

El estudio de otras culturas y sonidos es alimento para sus creaciones.

De la mano de un amigo conoció la música de Mali, en África, y fue el segundo territorio que quiso descubrir.

Confiesa que tuvo una conexión inmediata.

“Me gustó muchísimo, fue como un sueño, así que un día decidí ir con mi guitarra y mi grabadora a África para encontrarme con la música y compartir. Poco a poco me encontré con músicos geniales”.

En su primer viaje se reunió con varios músicos africanos con los que inició un proyecto.

Volvería a Malí a grabar con su amigo Moustafa Kouyaté con quien escribió y grabó el trabajo discográfico ‘Les frontiéres imaginaires’ o ‘Las fronteras imaginarias’

Romain Malagnoux logra melodías cargadas de tradición y se arriesga a cantar en bambara y francés.

Acompañado de su amigo Moustafa Kouyaté empezó a escribir otra historia, esa que tiene tradición, ritmos populares.

Conexión Colombia

Su búsqueda no ha parado, sonríe cuando recuerda que tienen buenos comentarios, pero Romain Malagnoux anda en busca de algo más.

Colombia se lo está brindando.

En el 2014 llegó por primera vez al país gracias a una residencia de creación.

Vino con su agrupación y aunque poca divulgación se le dio al grupo extranjero, el público que los vio quedo eclipsado.

Llegó a Barranquilla, en el Atlántico se sorprendió por la riqueza en la tradición. Ahí conoció al percusionista Julio Frías, también vio en acción al grupo Boza.

En Cartagena descubrió a Fredy Colorado y su Residuo Sólido y entendió las diferencias musicales que hay con las costas Atlántica y Pacífica. (Ver video)

Entender y aplicar otros tantos sonidos será su próximo reto. Romain Malagnoux, por tercera vez está en Colombia.

Con el apoyo de las Alianzas Colombo Francesas realiza una residencia de creación y también una serie de conciertos que lo llevarán a ciudades como Manizales y Medellín.

Esta vez su grupo está conformado por músicos de Barranquilla como el gaitero Alain Leang Manjarrés; el guitarrista Randy Zimmerman y el percusionista Julio Frías

“La gaita es fantástica, él toca con luthiers, así como yo. Cuando lo encontré en Barranquilla haciendo un concierto y lo vi en la tarima pensé quiero tocar con él y se hizo realidad” dice sonriendo el músico francés.

Con Randy Zimmerman y Julio Frías sucedió algo similar, la química fue inmediata.

Riqueza musical

Romain Malagnoux acaba de terminar una presentación, el auditorio aunque no está lleno pero los asistentes aplauden una y otra vez.

En un español cruzado por el francés solo tiene palabras para agradecer.

Su repertorio incluyó algunas canciones del álbum discográfico ‘Les frontiéres imaginaires’, así como canciones de sus compañeros de viaje.

La canción ‘Palenque’ (video), del grupo Mulato Bantu le dio la oportunidad a Randy Zimmerman, vocalista y guitarrista, de mostrar el talento, la propuesta y también la investigación sonora neigroide que adelantan desde hace varios años.

‘La piragua’ (video) sería otra de las canciones colombianas del repertorio. “Me gustan los diferentes tipos de música que hay aquí. Es maravilloso conocer los sonidos del Caribe, pero tengo que confesar que el pacifico me toca el corazón”, dice el músico e investigador.

Se queda en Colombia hasta junio, aunque su corazón está cautivado por una barranquillera y por los sonidos musicales que ofrece el país.

Su travesía musical continuará por Bogotá, luego por Medellín y en el mes de mayo por Cali, donde se presentará con el grupo Residuo Solido.

Romain Malagnoux afirma que la calidad musical de Colombia

“es maravillosa, hay muchos estilos diferentes, aquí hay músicos increíbles. También la energía, la alegría que tienen es muy diferente de lo que conozco en músicos de Francia o Canadá”

Y no duda en agregar que “aquí hay otra manera de sentir la música; estoy descubriendo eso y me encanta. Quiero seguir tocando con los de aquí”.

Aunque sabe que esto es el inicio de su investigación, está claro que la conexión se dio y “lo aprendido va a entrar y a cambiar mi madera de tocar, en Colombia hay muchos ritmos que son difíciles de entender y esa es mi labor”.

Be the first to comment on "Romain Malagnoux y su travesía sonora"

Leave a comment

Your email address will not be published.