Sonido Bestial sigue conquistando salseros

Sonido Bestial en Nueva York

Bobby Cruz y Richie Ray con su Sonido Bestial 

No era el calor infernal de los veranos en New York el que hacía sudar. No, ese no importaba. Era la sensación de volver a ver a tus héroes de juventud, aquellos que disfrutabas bailando en las ‘aguelulos’, los que te llevaron con Pancho Cristal a rumbear en compañía de Amparo Arrebato, retar a Los Fariseos y terminar en un desenfrenado Sonido Bestial.

Por: José Aarón Rojas. NY

Y es que desde muy temprano comenzaron a llegar los latinos neoyorkinos y vecinos de la ciudad que vio nacer la salsa hace casi 60 años, a los predios del Lincoln Center, donde en algunas horas podrían ver de nuevo a sus ídolos.

Al borde de la presentación, 7:30 de la tarde con el sol en alto, ya eran más de 3 mil almas las que ocupaban el parque Damrosch y seguían llegando. Campanas, güiros y maracas sonaban llamando a la pareja que desde 1964 nos tiene tirando paso.

Miramar, los teloneros, un grupo de boleros que nos recordó mucho al Festival del Mono Núñez con sus interpretaciones, pasaron casi inadvertidos porque las emociones estaban en otro lado.

Cuando llego el momento y aparecieron en tarima Richard Maldonado Morales, Richie Ray, nacido en New York hace 71 años y Roberto Cruz, Bobby Cruz, con 79 a cuestas, ya nadie permaneció en las sillas y se levantaron cientos de manos con los teléfonos encendidos y grabando.

 

Sonido Bestial sigue conquistando salseros

Rumba corrida

Los temas fueron sonando… “Pancho Cristal me llaman, Pancho Cristal me llaman, Ay pa’l guaguancó y dice así: Vámonos pa’l Village Game que allí es donde usted va y ve, la voz de la tumbadora y las estrellas de ahora”… “Que suelten a Barrabas, pedían los fariseos…

Todo era rumba, cada uno estaba en su salsa, disfrutando a su manera. Unas cuantas parejas salieron al pasillo a tratar de bailar, pasitos y vueltas boricuas.

¿Y los caleños, dónde están? Nos preguntábamos… La fiesta parecía en San Juan. Pero cuan equivocados estábamos. No fue sino arrancar las primeras notas de Amparo Arrebato y las manos se elevaron al cielo como queriendo tener de nuevo las tres cruces al frente.

El coro lo dijo todo… “Que viva Cali, Cali Chipichape y Yumbo”. No era una voz, era un grito herido por la distancia el que cantaba en ese momento.

Ahí estábamos los que tenemos desde esos tiempos a Richie y Bobby como los reyes de la salsa y ellos lo sabían pues extendieron el tema más de cuatro minutos de lo normal.

Salsa para todos

Tras desvestir de su traje de citadinos de la gran manzana a los caleños, faltaba el remate, el himno nacional del salsero, la brillante melodía que no podía faltar en las fiestas de entonces para brincar casi siete minutos que nunca se hicieron eternos, el Sonido Bestial.

Impresionante demostración de Richie al piano. Los años parecen pasarle por encima, como el agua cuando se baña.

Al que si se le notan cuando habla, un poco menos cuando canta, es a Bobby. En algunos momentos le tiembla el timbre. Pero es que ya van a ser 80 años y el negro ahí.

Pasan los años pero su música no desaparece. Ya las multitudes que los acompañan, no están entre los 16 y los 25. Ahora casi todos, con excepción de algunos de nuestros hijos, somos cincuentones, sesentones y setentones, por no decir eso de tercera.

Asó termina un nuevo encuentro con el ritmo de la vida que nos deja la satisfacción de haberlos visto como hace 25 años en el Gimnasio del Pueblo, destilando sabor. Gracias genios.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Sonido Bestial sigue conquistando salseros"

Leave a comment

Your email address will not be published.