Turismo educativo una opción en La Guajira

"Guajira"

Turismo e inversión piden los guajiros

Turismo educativo, turismo sostenible, oportunidades de educación y trabajo para las comunidades.

son algunos de los deseos que tienen en el departamento de La Guajira las comunidades indígenas que lo habitan.

Edelsa Ramírez, está vestida con su manta Wayúu, ella nació en Manaure y es un ejemplo de transformación; va multiplicando su historia y también invitando a que conozcan su región.

“Cuando el turista llega a La Guajira se sorprende con la riqueza y patrimonio que tiene el departamento, somos ricos en carbón, sal, gas y paisajes”, dice.

Turismo educativo una opción en La Guajira

Edelsa Ramírez es una de las wayúu que a partir del turismo educativo comienza a tener otra visión.

Ella está en el stand de La Guajira, en el marco de la Vitrina de Turismo Anato, y su historia inicia con las oportunidades.

Por eso cuando le preguntan por las noticias desalentadoras que tocan a su comunidad, responde que “no nos gusta la mendicidad, la mejor solución es encontrando oportunidades para dejar educados a los hijos, porque este es un potencial con el que se va a acabar la desnutrición”.

Su discurso no lo recita de memoria, para Edilsa, su esposo, sus dos hijos y la niña que viene en camino, el cambió ya empezó.

Ellos hacen parte de uno de los 16 emprendimientos que tiene History Travelrs, empresa de turismo educativo que investiga y desarrolla contenidos para garantizar el aprovechamiento de la vida Wayúu y otras etnias que habitan en La Guajira.

Trabajo por el clúster turístico

Las claves del desarrollo de la región han sido identificados en un trabajo investigativo que se realiza desde el museo Desqbre Guajira.

Paola Andrea Forero Barrera, es historiadora y magistra en educación; trabajó con en Cerrejón y hoy es la directora del departamento de investigación del Museo Descubre Guajira.

Dice que desde el emprendimiento social ‘History Travelers o Viajeros de la historia’ buscan llevar a los turistas a La Guajira con atractivos que están ligados a “actividades de cielo, suelo y gente que son las historias etnografías encontradas por el museo y la investigación individual que realizamos durante tres años y medio, en donde descubrimos que por medio del turismo artesanal sería la única forma de sacar al departamento de la crisis alimentaria que tiene”.

Hoy cuentan con 16 proyectos productivos en rancherías, malocas y bohíos en comunidades wiwas, arhuacos, kankuamos, koguis y wayúu

“El cielo es la cosmogonía, la forma de pensamiento de las comunidades; el suelo que es el carbón, gas, sal y los productos de pan coger y gente, que tiene que ver con su rituales usos y costumbres. Cada plan constituye que una comunidad indígena se beneficie”, anota Paola Andrea Forero.

Turismo educativo una opción en La Guajira

El trabajo artesanal de las mujeres wayúu se convierte en otro de los atractivos turísticos de esta región colombiana.

Ellos están pendientes del crecimiento, del cambio en las comunidades, de brindar un acompañamiento para saber qué hacen con el dinero que perciben con el turismo educativo, con el turismo sostenible. “Levantamos una línea base de una investigación e hicimos unas entrevistas en donde definimos en qué nivel de pobreza extrema estaban, cada vez que vamos aportando recursos, nos damos cuenta qué pueden ir superando temas como el saneamiento básico, la creación de algún tipo de tejido, el emprendimiento educativo”.

Para ellos Idelsa Ramírez es un caso bueno de prácticas empresariales en sostenibilidad turísticas, “cuando empezamos no había nada, solamente un lote que limpiaron; nosotros nos encargamos de llevarles turistas, con lo recaudado ya cuentan con cinco casas, un corral para los chivos, agua que no es potable, y energía; ya pueden hospedar”, agrega la historiadora.

Turismo para el cambio

Mientras Idelsa Ramírez entrega algunos llaveros elaborados de manera artesanal, habla de la belleza de las Playas de Mayapo y Cabo de la vela, también comparte que “lo más bonito que tenemos en La Guajira es la sencillez, la calidad de prestar un buen servicio, nuestra gastronomía porque comemos el chivo frito, una comida nutritiva que se acompaña con bollo limpio y chicha de maíz o el Poi que es la comida de nuestros ancestros que se hace con maíz sancochado y cebo de chivo”.

Con seguridad afirma que la comida ancestral es uno de los atractivos y hace parte de ese turismo educativo y sostenible que les permite compartir su historia,

Y también entender que sus arraigos ancestrales son tan fuertes que por eso es una región en donde hay sobre población infantil.

“Su dios Maleiwa los mandó a poblar La Alta Guajira, es un problema cultural. Las mujeres se embarazan hasta que tienen una hija mujer, porque es esa pequeña la que les permitirá representar su casta” dice la historiadora

Saben que Edelsa Ramírez no tiene problemas de desnutrición, “ella tiene visión, quiere salir adelante, se está capacitando con el SENA, y su familia también. Esta historia ya se está repitiendo en otras familias, por eso se hace importante el apoyo a estos proyectos”, agrega Paola Andrea Forero.

Temas relacionados

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Turismo educativo una opción en La Guajira"

Leave a comment

Your email address will not be published.