Cali ya goza con los diablitos de Siloé

Cali se viste multicolor con los diablitos de Siloé

Villancicos y los diablitos, grupos de niños y adolescentes que salen con tambores, redoblantes y disfraces, se anticipan a diciembre y ya se escuchan en diferentes lugares de Cali.
La ciudad tiene sabor a fin de año con esta tradición que lleva más de seis décadas  sonando, bailando y contagiando de alegría a propios y visitantes.
La mayoría de estos jóvenes pertenecen a la comuna 20, vienen de barrios como Lleras, Siloé, La estrella y La Nave, por nombrar solo algunos.

Estos jovencitos encuentran en las comparsas una opción “divertida de recaudar fondos para comprar los estrenos de Navidad, para ayudar con las necesidades de la casa”, dice Jonier David, 16 años.

Jonier ama jugar fútbol le gustaría llegar a ser profesional, va  al colegio ‘La Juana’ y cuando llega octubre comparte el tiempo y sus pasiones con los recorridos por las diferentes calles de Cali.

“Salgo desde que tengo 8 años; en mi casa también lo hacían mis dos hermanas, pero como ya son grandes y tienen niños  dejaron de salir. Mi hermano desde que yo era pequeño me decía que esto era divertido, cuando llega la fecha yo sigo sus pasos” confiesa Jonier.

Los hermanos Hayder Manuel y Camilo Córdoba, tienen 10 y 16 años respectivamente, se acompañan en estos recorridos, uno lleva  el redoblante y el más pequeño va de vestido rojo y con máscara de diablito.
Saben que su prioridad debe ser el colegio, pero tienen ‘licencia’ para salir después de clases. “Apenas terminamos el colegio comenzamos a caminar, tocar, bailar,  a la gente le gusta lo que hacemos porque ahí nos dan su moneda y también nos dicen que es bueno vernos  y que no estemos haciendo daños en las calles” dice Camilo, quien cursa octavo de bachillerato y sueña con convertirse “en un soldado profesional, en poder ayudar a mi mamá y mis hermanos para salir adelante”.

Su hermanito, Hayder, quiere ser futbolista, está en quinto de primaria y  aunque sabe que es divertido ver a otros niños correr, siente que algunas veces hace mucho calor, “para los que vamos disfrazados”.

Ellos entre baile y tocada de tambores deben hacerse diariamente al menos los 13 mil pesos que vale la renta de los instrumentos y de los disfraces. “Nos los alquila una amiga en La Nave, así nosotros podemos salir a recoger dinero que servirá para nuestros gastos  de diciembre, todo lo que recogemos lo dividimos entre todos al final del día” dice Isaac Muñoz, un jovencito delgado que no aparenta los 14 años que tiene.

Isaac está en octavo grado, quiere ser abogado y espera que  esta tradición no se acabe. Es buen estudiante y dice que salir y representar a ‘diablo’, ‘la viuda’, ‘la muerte’ o la ‘culona’ es una diversión.  

Juan David tiene  14 años, también estudia en ‘La Juana’, sueña con ser  profesor de educación física, “ir a la universidad y trabajar para ayudar en mi casa”.

Van en comparsa, bailan sin parar, sus manos y brazos tienen la fuerza para golpear tambor y redoblante. Estiran la mano en la que llevan una bolsita que recibe una y otra vez una moneda. En algunas ocasiones hay que les regalan un pan o una gaseosa.

Sienten felicidad cuando van recorriendo las cuadras de Cali y se abren puertas y ventanas, saben que algunos niños se asustan, que otros les dicen “baile baile” y con ello llegan más monedas.

Hay quienes los detienen y les piden fotos o un baile más larguito a cambio de más moneditas.  Tienen claro que desde mediados de octubre deben comenzar con sus recorridos “porque hay muchas mas comparsas que también salen a recorrer las calles y recoger la platica”.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Cali ya goza con los diablitos de Siloé"

Leave a comment

Your email address will not be published.