Fonda de Azael, historias para el recuerdo

La Fonda de Azael, historias para el recuerdo

La fonda de Azael en la “calle del tiempo detenido”

“… culpable es la noche que invita a querer / acércate a mi y oirás mi corazón contento latir como un brujo…” suena en el salón de la Fonda de Azael decorado con sillas coloridas, paredes llenas de fotografías y afiches y un tornamesa que rueda ese disco de 45.

Asael Noreña se apresura a contar que es el original y que son pocos los que tienen a una de las voces del tango más bonitas. “Es María Alba, una mujer que cantaba bellísimo, de las mejores voces que haya tenido Colombia, solo los coleccionistas saben realmente quién es”.

Este hombre de mediana estatura, escaso cabello, mirada juguetona y buen conversar lleva 34 años dedicado a coleccionar música y a compartir su pasión. En la Fonda de Azael hay 3900 lps, 2500 discos de 45 y un número similar en cds.

Su fonda está llena de recuerdos, hay afiches, fotografías, carteles y hasta un cuadro que al conectarse a la electricidad se enciende mostrando una panorámica de Nueva York, “ese lo traje de allá, mire tiene las Torres Gemelas, eso fue en 1999”

Fonda de Azael, historias para el recuerdo

También está el cartel que anuncia la única corrida de toros que se ha vivido en Filandia y era benéfica. “Aquí se armó la plaza, la entrada era a 600 pesos y con lo que recaudaron ayudaron. Vinieron toreros famosos”.

Azael Noreña desde hace más de tres décadas creó Musicales Candilejas que era el lugar donde propios y visitantes iban a escuchar música del recuerdo,

“pero le cambié el nombre a la Fonda de Azael porque un grupo de amigos siempre me decía que lo hiciera con mi nombre, que así era como todos llamaban a este tertuliadero”.

Está orgulloso de toda la pasta que tiene en su fonda, también de lo que ha logrado a partir de la música.

“Yo empecé tímido, primero llevaba un guacal de cerveza y otro de gaseosa, ese ere el paseo de los viernes, así llevaba un jipao cada fin de semana, luego se fue poniendo mejor y comencé a meterle aguardiente y también a hacerlo más surtido”.

Mientras habla deja sonar ‘Cuando te acuerdes de mí’ de la actriz y cantante mexicana Rosa del Castillo y ‘Son cosas mías’ grabado por la orquesta de Alfredo De Ángelis con la voz de Roberto Mancini.

El reloj marca las 4:00 pm y el anfitrión pregunta si hay ganas para un aguardientico o un café, porque la tertulia continúa, entre canción y canción este hombre va contando también la historia de este municipio quindiano.

Aquí llegan coleccionistas y apasionados por la música  buscando esos títulos originales que en Colombia pocos se dan el gusto de tener.

En Filandia, ahí en ‘la calle del tiempo perdido’ está la Fonda de Azael, un lugar en donde el mundo se detiene para darle rienda suelta al tango, al fox, al bolero a la música del recuerdo.

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Fonda de Azael, historias para el recuerdo"

Leave a comment

Your email address will not be published.