Nirvana un paraíso en el Valle del Cauca

Nirvana, la historia de una oportunidad hecha emprendimiento.

Nirvana no sólo tiene que ver con la liberación de los deseos o con la reencarnación alcanzada mediante la meditación y la iluminación.

En el diccionario debería aparecer otra descripción, Nirvana, sinónimo de naturaleza, paz y libertad.

Nirvana un paraíso en el Valle del Cauca

En esta reserva natural se encuentran tres nacimientos de agua

En el centro del Valle del Cauca, específicamente en el corregimiento de La Buitrera, a 10 minutos de Palmira, se encuentra esta reserva natural un lugar para caminar, para descubrir, para disfrutar.

La Reserva Natural Nirvana es el sitio en el que grandes y chicos pueden realizar turismo ecológico, entrar en contacto con la naturaleza, estudiar especies.

Disfrutar de la buena mesa también es posible, ya que la reserva natural cuentan con un restaurante en donde las comidas típicas vallecaucanas encuentran máxima expresión.

Plan para todos

A este sitio se puede llegar en carro, bicicleta, moto. Cuenta con parqueadero y su ingreso tiene un costo de 10 mil pesos.

Los amantes de la naturaleza, de las aves pueden llevar sus binóculos y cámaras fotográficas para capturar bellas imágenes.

Desde hace más de una década decidieron que la reserva no sólo debería ser para la educación y abrieron la posibilidad de que hasta ella lleguen familias, grupos, parejas a realizar el recorrido.

La posibilidad de participar en avistamiento de aves, flora o la tranquilidad de recorrer, durante cerca de cuatro horas, un bosque que tiene extensión de 100 hectáreas y cuenta con un poco más de 8 kilómetros de senderos trazados para el recorrido de los aventureros.

La montaña, con su terreno, es anfitriona de variedad de especies de fauna y flora, entre las que sobresalen heliconias, anturios, bromelias, orquídeas y platanillas.

Empieza el recorrido

Un tinto recién colado o un té son ofrecidos para dar la bienvenida en donde cuentan cómo se convirtieron en reserva natural y qué encontrarán a lo largo de todo el recorrido.

Zapatos con buen agarre, sombrero que proteja del sol, repelente y bloqueador son ingredientes que no pueden faltar a la hora de iniciar el recorrido.

25 trayectos conforman este trayecto que conduce hasta el mirador de Los Vientos.

Cada uno tiene una historia que contar, cada uno está lleno de paisaje y también de dificultad en diferentes grados.

La paciencia y el silencio se convierten en los mejores compañeros de ruta, te permiten disfrutar de diferentes especies de aves que cantan y revolotean. 

Mariposas, flores, insectos y una que otra especie animal aparece en el recorrido para sorprender a los caminantes.

El bosque enamora con sonidos mágicos, tres nacimientos de agua se pueden encontrar a lo largo de los senderos y su sonido característico se convierte en compañero inseparable, que no solo refresca sino que tranquiliza.

Aunque dicen que esta tierra que fue cafetera no es muy fértil, por la riqueza hídrica podría pensarse que es lo contrario.

Bosque mágico

Nirvana un paraíso en el Valle del Cauca

Cuentan con un mariposario que vale la pena conocer.

A lo largo de estos kilómetros se pueden divisar la casa de la familia Botero, que hoy es espacio de descanso.

También otras construcciones que en los tiempos cafeteros eran lugar de paso para los recolectores.

Antes de ser reserva natural, Nirvana era una finca de café que fue comprada por los Botero en 1968, ahí funcionaba una empresa de café en donde 35 hectáreas producían cerca de 2500 arrobas de café caturro.

“En 1986 llegó la roya, arrasó con los cafetales, todo se perdió. Abandonamos la finca, ella se volvió monte.

A los 10 años era una selva secundaria, y nos surgió la idea de dejarla así, en bosque”, dice don Federico, quien recorre las instalaciones, se fija que todos tengan un pocillo de café y comparte algunas de sus anécdotas.

100 hectáreas de montaña abrupta, escarpada, difícil y sin vocación agrícola, se convirtieron en un terreno que produce agua, oxigeno, bosque, naturaleza y mucha tranquilidad.

“Decidimos convertirla en una reserva forestal legal, su uso nació como centro de educación ambiental, en 1994 se propuso que hubiera laboratorio donde los estudiantes pudieran hacer investigación”, cuenta su propietario.

Al mes los visitan un promedio de 1200 estudiantes, igual proporción de personas que buscan opciones en turismo ecológico.

Oportunidad de emprendimiento

Desde diferentes lugares del país y del mundo llegan para conocer sus instalaciones, para hablar de cambio de clima, defensa de las cuencas hidrográficas.

Periódicamente la Reserva Natural Nirvana es el escenario escogido para la realización de talleres que multiplican el modelo de cómo se debe manejar un área que no tiene vocación agrícola.

También se han convertido en un buen ejemplo de emprendimiento.

Con una sonrisa dice don Federico que aunque en otra época pidieron ayuda a los bancos para apoyar la idea de la reserva natural, el crédito les fue negado, “creían que estábamos locos; hoy universidades, instituciones estudian este modelo.

Los extranjeros vienen buscando verde, estaban equivocados los banqueros”.

La Reserva Natural Nirvana está abierta todos los días, funciona de 8:00 de la mañana a 5:00 de la tarde.

Es un lugar para rencontrarse con la naturaleza pero no tiene opción de hospedaje.

Cuenta con nacimientos de agua y algunos buenos charcos pero estos no son para el uso de los visitantes.

Dentro de las recomendaciones que están al ingreso de la reserva son claros en que el ingreso de bebidas alcohólicas, de equipos de sonido en este sector está prohibido.

http://www.reservanaturalnirvana.com/

About the Author

Bethsabe Castro
Comunicadora social - periodista Apasionada por las historias que inspiran. Generador de contenidos que contribuyen a la transformación y a la paz. Asesora en comunicación organizacional

Be the first to comment on "Nirvana un paraíso en el Valle del Cauca"

Leave a comment

Your email address will not be published.