En Japón en enero se vive el Nuevo Año

En Japón en enero se vive el Nuevo Año

Por Liliana Dueñas S. – Japón

Especiales

En Japón una de las fiestas más importantes del calendario japonés es la celebración del Año Nuevo (shōgatsu) la cual tiene muchísima más relevancia que la Navidad ya que esta prácticamente es algo muy comercial.
Los preparativos comienzan desde diciembre con una profunda limpieza en todos los sitios especialmente en las casas, colegios, oficinas y empresas como significado de purificación y para sacar todas las impurezas físicas y espirituales acumuladas durante el año viejo y dejando espacio para la prosperidad deseada en el año que comenzará pronto.

Esta costumbre proviene de épocas antiguas como la era Edo en que se aprovechaba la ocasión para retirar el polvo y el hollín en las chimeneas de los castillos y santuarios shintoistas pues era la manera especial de recibir al dios del nuevo año.

El Año Nuevo se recibe el 31 de diciembre a las 12 de la noche con las 108 campanadas que suenan en todos los templos del archipiélago japonés. Tienen un significado espiritual para alejar pecados y demonios. Los templos se llenan de mucha gente con filas largas que se prolongan hasta la madrugada ya que es de muy buena suerte contemplar el primer amanecer del primero de enero. Incluso se tiene mucha devoción visitar el famoso monte Fuji, regalo de los dioses.

Así se celebra

Por lo general, se aprovecha el corto descanso para visitar la familia del primero al siete de enero aunque en algunas regiones se puede extender hasta el día 15.

La cena del 31 es muy particular especialmente con fideos largos (udon o soba) que significan larga vida y no pueden faltar los juegos y regalos (dinero para los niños) para personas especiales que han dejado huella en el año que termina.

Las casas y lugares públicos se adornan a la entrada con el Kadomatsu que es un ornamento con pino y bambú . El primero simboliza longevidad y constancia y el bambú flexibilidad y fortaleza necesarias para afrontar los obstáculos de la vida. Según la altura del bambú este puede simbolizar el cielo, la humanidad o la tierra.

También hay otros adornos con flores de ciruela o cereza que significan nuevos comienzos.

Amor, suerte y prosperidad

Como es normal en todos los países del mundo siempre hay creencias, supersticiones y deseos para el nuevo año por eso es común comprar en los templos sintoísmos amuletos para el amor, la buena suerte y para la prosperidad; así mismo lanzar monedas, purificarse con agua bendita y escribir deseos en tablillas llamadas Ema.

En los templos y santuarios se piden deseos escritos en papeles que luego son atados a cuerdas, allí permanecen todo el año.

Los adornos de Navidad se recogen antes del 31 de diciembre para dar paso a los del Shōgatsu o fin de año mientras que estos desaparecen en los últimos días de enero cuando ya vienen otros preparativos como la bienvenida a los Oni o demonios del inframundo mitológico japonés a quienes los niños esperan para espantarlos con pepas.

Datos de interés

  • El arte del origami con grullas simboliza la salud.
  • Los campanazos de fin de año se escuchan tanto en templos budistas como sintoístas.
  • Los deseos escritos en este 2022 año del tigre se llaman Ema.
  • En los templos se piden deseos escritos en papeles y luego son atados en cuerdas, allí permanecen todo el año. También se escriben deseos en tablas de madera.
  • Los deseos pedidos en templos y santuarios son escritos en papeles que luego son atados a cuerdas y permanecen todo el año.
  • En Japón se practica tanto el budismo como el sintoísmo casi en la misma proporción.
  • El arroz y el sake que no pueden faltar en la dieta japonesa.